Welcome to FOROFOS DEL RUNNING

FOROFOS DEL RUNNING

Eventos Vinculados

  • [2018] IX GRAN CANARIA MARATÓN 2018: 21 enero, 2018

Autor Tema: [2018] IX GRAN CANARIA MARATÓN 2018  (Leído 2006 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

16 junio, 2017, 18:32:01 pm
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.175
  • 49
    • @julianigle11

      
IX GRAN CANARIA MARATÓN 2018

Domingo, 21 de Enero de 2018
Hora: 08:30
Pais: España
Provincia: Las Palmas
Población: Palma de Gran Canaria
Lugar de la salida:  Avenida del Industrial José Sánchez Peñate
Lugar de la meta: Plaza de la Música
Distancia: Maratón
Web oficial: http://www.grancanariamaraton.com/
Cuota de inscripción: 40 euros
Enlace a inscripciones: http://grancanariamaraton.com/web/inscripciones/
Otros datos de interés: También MM y 10 kilómetros.
Tiempo límite: 6 horas
A una sola vuelta. Con puntos de animación. No sé si está muy bien o no, pero sí que la organización se vuelca para mejorarla año a año.
Normalmente buena temperatura en enero, puede que para algunos más calor de lo que querrían.
16 junio, 2017, 18:33:21 pm
Respuesta #1
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.175
  • 49
    • @julianigle11
Inscrito, justo antes de que pasara de 30 a 40 euros.
Aunque me dicen que es posible saquen ofertas esporádicas, además de sorteos y otras formas de pillar dorsal, más barato o incluso gratis.
26 diciembre, 2017, 14:26:49 pm
Respuesta #2
  • Novatillo
  • *
  • Mensajes: 2
  • 0
    • https://www.ameyaltzin.com.mx/
a esta si no creo que pueda ir, por que ire a la del 21
27 enero, 2018, 17:45:36 pm
Respuesta #3
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.175
  • 49
    • @julianigle11
Según las normas (yo, como muchos otros antiguos, la única norma que acepto es la Norma Jean), después de un parón, uno vuelve a la carga más entero y con toda la oxidación eliminada. Pues mi cuerpo eso no debía saberlo. Cada vez que paro, vuelvo peor, desde el 10 de diciembre que hice el último en Málaga, sólo hice la Media de Guadalajara, y dos San Silvestres de 8 km. Y sin un solo entreno de marcha (de elíptica unos cuantos, claro, siempre suele ser lo menos lesivo, al menos en mi caso), hasta el jueves anterior a Las Palmas (mucho miedo la semana anterior, pues nada más volver a entrenar los tendones del pie izquierdo fatal, traté de ser muy conservador, y debió servir, porque se fueron las molestias a los 4 o 5 días), ahí hice dos días, jueves y viernes, unos 44 km en total. Bien, porque sé que puedo marchar, y fatal, porque tengo más molestias que cuando paré. Me molesta bastante el cuádriceps y la parte trasera de la rodilla derecha. Temo cómo pueda ser el día de la prueba, que además de más distancia, es más exigente el esfuerzo. Si a eso le sumo que estoy batiendo mi propio récord Guinness de kilos acumulados en los alrededores del ombligo, seguro quedaría mejor diciendo que me quedo en casa, pero tal como hago los maratones o como me enfrento a ellos, voy siempre, salvo que la lesión lo haga inevitable (una sola vez hasta ahora, en Laredo 2016, que incluso llegué a ir, pero probando antes vi que era imposible, ni me quise acercar a la salida ni luego a la carrera, me tiré 3 horas tomando cafés en un bar).

Pues a Las Palmas, será mi primera vez allí, que no en Canarias. Por precio, con tiempo puede salir (al menos desde Madrid) mucho más barato que otros, 45 euros i/v el avión pillado en verano, en tren a pocos sitios se va por ese precio. Además tengo el lujo de que me esperan dos anfitriones, Ricardo y Juanmi. EL primero viene incluso a recogerme al aeropuerto. Ya la noche antes no dormí nada (tenía que salir a las 4 de la mañana de casa, era lo que había, para que luego digan que por si no duermes el día de la prueba por nervios aprovecha a dormir mucho el anterior (un crack y un visionario, el que dictó tal sentencia).
Vuelo normal, sin problemas y Ricardo me viene a buscar me lleva al apartamento que pillé, bastante decente de precio, y aún mejor de aspecto, y a un paso de la playa y de la salida, eso salía perfecto ((como además suelo comer cenar en apartamento, contribuye a menos gasto, que no voy nada sobrado, a pesar de las ventas espectaculares de mi primer libro). De ahí vamos a las galerías donde se recogen los dorsales, es temprano (a las 8:40 había llegado el avión) y tomamos café. Rememorando mis mejores momentos de despiste veo que me he debido dejar las llaves dentro del apartamento, me pongo de los nervios, porque va a ser un número contactar y que vengan a a abrirme (eso supongo yo), aparte de poder tener algún coste (eso escuece más que las rozaduras, que de esas también sé). Ricardo me calma (no estoy histérico, sólo mosqueado conmigo y preocupado). Me tomo otro café, que como no tranquiliza, igual me sienta bien. Me dice de mirar en el coche y le digo que por supuesto, aunque dudo que estén allí. Estaban, vamos a dejar el tema aparcado, igual que estaba el coche en el parking.

Recogida de dorsal, nos hacemos foto, y volvemos andando al apartamento, para que sepa el camino a pie. La playa es agradable de ver y hay bastantes surfistas, vemos pasar la carrera que se hace el día antes que la nuestra de 3 km. Y ya al apartamento a descansar, comer y uso variado del ordenador, trabajo y lo que no es trabajo. Qudo con juanmi y tomamos un café y vamos a visitar a Ricardo a su tienda. Luego, descanso el resto de la tarde y ceno, todo en el apartamento. Incluso por la noche duermo tres horas (al final, muy incómodo, pero dormí en el avión más de dos horas), cosa que no hago muchos días de maratón. Me quedo hasta que se acerca la hora de salida en la cama con el trasto este que es el ordenador. Y cuando salgo, ya preparado, me quedo alucinado, porque tengo molestias en la pierna derecha, pero en el isquio, y eso sólo andando, voy nervioso para la salida. Dudo que sea lo más conveniente, pero pienso que si me va a jorobar en carrera, que me lo demuestre km a km. Mientras no me rindo.

Dejo las cosas en el guardarropa, y voy hacia el cajón que me toca, salimos conjuntamente a la media, somos 1600 inscritos (aunque se supone que aquí siempre hay muchos menos en la salida, porque regalan dorsales y porque ofrecen una inscripción muy barata a los resientes cogiéndola un año antes, para 2019 es de 10 euros) más unos 2500, creo, de la media. Dan la salida, con ligera cuesta arriba, voy pegado al lateral izquierdo, y procuro llevar un ritmo uniforme, para que ningún latigazo fuerce romper o jorobar más los problemas que llevo por la pata abajo (no, no me estaba meando). Voy algo forzado por la pierna, y no como desearía, intento marchar de la forma que menos me moleste, vamos un poco pegados (pero no ralentizados), porque las calles que pasamos no son muy anchas para lo apelotonados que vamos al principio. De momento es callejeo, buscando una salida a la carretera que va al aeropuerto.

Me alcanza Gonzalo, ex-Sosoku en twitter, y además de saludarme está al menos dos minutos conmigo, super agradable, a mí me sabe mal, porque sus ritmos son otros, dice que no pasa nada, que ha salido a rodar, y que irá a ritmo de 4 horas o así (estaba dudando entre si hacer el maratón o un trail, se decidió por el maratón para rodar tranquilo, y porque creo que a pesar de que se quejan mucho de la organización, no deja de ser el maratón de su tierra). Me comenta que se esperaba viento hoy u no va a hacerlo (pienso yo que de haber hecho viento, seguramente habría hecho algo menos de calor del que pinta que tendremos). Al final se va y me quedo con una sensación grata por su compañía y palabras (hay que ver como de blando que empiezo el año, ¿no?). Pasé en 5m40 y algo el primer mil que siendo en ligera subida no estaba mal, y en algo menos el segundo. Me adelanta un marchador, más joven, más fuerte y mejor que yo, David Reyes (eso lo miré luego, no le conocía). Seguimos con el callejeo y poco antes del km 4 salimos a la carretera de la costa, será hasta el 12 y pico que daremos la vuelta, el km 3 ya lo hice sobre 6 y el 4 lo pasé sobre 24 y poco. El 5 llega en 30m30s aprox (ya han empezado a separarse el gps de los letreros (y lo que te rondaré morena). Aquí vamos más tranquilos de espacio, pasamos el primer avit. Y todo este tramo es con el sol de cara (el día anterior salió nublado, pero este domingo iba a salir playero e ideal para broncearse). Me colocaba las gafas de sol siempre que me daba de cara y me las dejaba de sombrero cuando no (veo mejor sin ellas, mejor dicho, veo peor con ellas, que voy camino de ser un nuevo Rompetechos, pero con más pelo).

La pierna va ahí, incomoda, pero va controlada, pruebo a ratos cambiar postura de la marcha por si es mejor. Me pasan unos italianos, que me recuerdan de Helsinki y Vilnius, al principio me cuesta recordarles porque me hablan en inglés, pero al ver sus camisetas azzurras caigo en la cuenta, nos deseamos suerte y eso. También hay corredores patrios que me saludan, a alguno le recuerdo y a alguno no. Me sorprende no ver que me adelante Juanmi (él hacía el maratón y Ricardo el 10 km), pues aunque piensa ir a ritmos no altos, porque no está nada a tope, debía ir más rápido que yo. En el 7,5 está el primer punto de esponjas (serán a partir de ahí cada 5 km, o eso nos dijeron, ya se me cae el primer spoiler, desde que me abandonó el negro de Ana Rosa mi calidad literaria ha bajado, sí, aún más) y en el 8 hacen giro de 180º los de la media. Ya nos quedamos solitos, aunque somos bastantes.

La pata me está condicionando, además de eso, me faltan más km de marcha entrenando y perder peso. A favor, que creo que no estoy mal de fondo. Y el calor tampoco ayuda, venir de Madrid que cuesta salir a entrenar por frío y encontrarte el calor, no es lo mismo que en verano, que ya estás habituado a entrenar con calor. No me gusta que sean cada 5 km los avit pues cuando hace calor, si un maratón quiere ser popular, se va a quedar corto dando agua y demás cada 5 km (al menos de agua deberían ser más frecuentes, como mínimo a partir de la media). Por ahora no pasa nada, aunque en la carretera agobia algo el calor, y va a hacer más cada rato. Poco después de dejar a los de la media, aparece en dirección contraria el grupo de keniatas, y rato más adelante empiezan a aparecer más corredores (a veces me cuesta verlos por el sol en la cara), procuro animar, salvo cuando por giros he de ir por el lateral opuesto.
Llegar al km 10 en más de 62 minutos, deja claro que estaré bastante por encima de 2h10m en la media. Vamos a ver si a la vuelta sin darme sol de frente voy algo más rápido.

En el tramo en que estamos para dar la vuelta es donde me saludo con más corredores que me reconocen (supongo que normal, pues son con los que debo compartir más km en otras carreras), he visto pasar al otro marchador (el bueno), con el globo de 3h45m y a eso no llego ni estando en forma. Cuando doy la vuelta me quedo con la sensación de que aprieto el ritmo, supongo por los saludos con otros y por desear volver a la ciudad, a ver si allí sombrea más para evitar el sol, y hay algo de público. Uno de los que me cruzo es con Santiago Hitos, que va tan tranquilo y con su bolsa blanca y sus enseres en una mano. Sobre 95 minutos paso el km 15 que me da idea no voy a andar lejos de las 2h15m en la media. En las esponjas del 17 me quedo sorprendido, porque apenas hay, voy aprovechando la misma esponja para mojarla en cada mesa y la dejo en la última, flipo que haya pocas y que las que se han usado las han recogidos del suelo y metido en bolsas de basura, en vez de echar la mayoría a los barreños de agua, estaban la mayoría de voluntarios sin hacer nada, porque ni había esponjas que dar para todo. Mal asunto, pues todos los de la media habían pasado, y si no se les ocurre reciclar las esponjas (no creo sea yo el único que le sorprende que no lo hagan) pues no va a haber, no lo entiendo, pues supongo ha habido más ediciones y si esta era l amanera de hacer, seguro hubo quejas.

Musicalmente los puntos de animación son mis enemigos, el del 17 es para poner una denuncia, chequi, chequi, sigue, chequi, chequi sigue o no sé qué hermosa canción apuñalan mis sentidos, pero es que los demás son de una variación y ritmos de rock and roll que me estremecen. En todas las puñeteras partes el Despacito, no me puedo creer, una vez y otra. Si quieren hacer un maratón sólo para canarios que lo digan, para el de fuera son todo dificultades, o así lo veo yo. Y sonará más veces, lo repito aquí, porque quiero obviarla el resto de la cronicucha.

Km 20 en casi 2h07 y en poco más de 2h14 la media. Estamos en la carretera, pero apunto de abordar calles interiores de la ciudad. La pata va haciendo, merma, pero aguanta, voy satisfecho en cómo la llevo, aunque temo que el paso de los km deje huella (siempre la deja, no es que sea adivino). Las 4h 30m ya vi hace bastante que eran imposibles, además el gps lleva casi 500 metros de diferencia, así que miro más el reloj en los pasos de los letreros que para ver el ritmo que llevo. Hacemos un giro de 180º, creo y cogemos una calle que se adivina larga (lo es) y con el sol de cara, me incomoda bastante (es que en realidad soy muy comodón, un dechado de virtudes que se dice). Se acerca el avit de esponjas del 22, me temo que habrá escasez, me acerco a la primera mesa (diría que veo menos mesas en este punto) y un voluntario, de espaldas a mí, me tapa el camino, creo que va a explicarle algo a la chica que está en la mesa para ofrecer esponja (ya no puedo ni poner el plural), e indignado cuando ya llego a él…Zas un puñetazo seco (mojado al menos me habría refrescado la cara), ha tirado para dar la explicación el brazo atrás y ligeramente hacia arriba, y con el puño cerrado, y ahí llegaba mi barbilla. Se gira sorprendido de su eficacia y se disculpa (obviamente ha sido sin querer, queriendo me habría dado tiempo a esquivarlo con la barbilla y pararlo con la nariz), afortunadamente no ha sido fuerte y no me ha dolido, sorprenderme sí, no lo voy a negar. Y lo que más me ha fastidiado es perder 3-4 segundos con el tema y que como avit de esponjas había nada que mojar o casi. Ha sido más anécdota que otra cosa, me ha dolido más ver el flojo servicio de esponjas que tan por lo alto te anuncian.

Pues me habría ido bien refrescarme, porque me parece bastante insoportable el sol de cara en esa larga calle, más larga de lo que creí en un principio. Nos cruzamos con corredores que no sé por qué kilómetro van, luego sabré que el 32 o así. Y nos cruzamos durante casi dos km. Hay algo de público en algunos trozos, imagino porque son de mayor tránsito. Llegamos al 25 (desde el 20 ya cogía dos botellas de agua cada vez, beber y echarme, como suelo hacer), de fondo y fuerzas, a pesar del calor, voy bien. Ya tenía ganas de pillar bebida y eso, en los avit hay plátano, aquarius (dos sabores agua, y no sé si son chocolatinas o galletas de chocolate o algo similar, no las llego a coger por miedo). Con la pierna más justillo y bastante temeroso, las molestias no van a ceder, y hay tramos donde molesta más, sin llegar a cojear. Después del 25 empieza un callejeo de esos que te deja con la sensación (y a tu gps también) de hacer km de más. Aunque a ratos es agradable, y además al ser casco viejo pillas muchas más zonas sombreadas.

Avit de esponjas del 27, va a ser el mejor de los que quedan (otro spoiler), sin casi esponjas, los voy pasando de uno a otro, las chicas voluntarias muy simpáticas, aunque de existencias de esponjas están bajo mínimos, las que no quedan por el suelo, están ya recogidas en bolsas de basura. Hay que recordar que además de los muchos maratonianos que llevamos por delante, han pasado todos los de la media (una vez más el popular de 4 horas o más es muy apreciado por las organizaciones, supongo que sobre todo por lo que le hacen sufrir, es el primero en quedarse sin todo), alguna chica me d esponja, y en ese caso la que llevo la tiro al barreño, que si va al suelo, alguno de atrás se quedará sin, en el último barreño dejo la que llevo (error, craso error, estaba claro que faltan esponjas y me deshago de la que llevo).

Voy bastante rato desde el 22 o así adelantando y siendo adelantado (corre y anda a ratos, supongo que apropósito) de un inglés del club de los 100 (hay un club allí, y en más países don los que han hecho más de 100 maratones, y llevan siempre la camiseta que lo menciona con colores o bandera de su país), he visto bastantes hoy. Este se llama Ian (lo pone en la camiseta, no es que tenga cara de llamarse así), y creo recordarle del maratón de Copenhague en los km finales (igual me cuelo). Al final en una de las que se queda andando ya no me pilla, pero me alcanza otro que debe vivir en España, me saluda, que me recuerda de otros maratones españoles (no le entiendo cuáles menciona), y así me lo dice mientras subimos una rampa dura pero no larga, y al girar 180º bajándola me voy, aunque me alcanzarán pronto, sufro más al final de la bajada, y estoy absolutamente derretido por llegar al avit del km 30 (allí tomo además el 4º y último gel, luego tomaré dos tabletas de isostar hasta meta). También he tenido suerte de que hoy la tripa no se ha querido unir a la fiesta (si doliera, sería como si Valverde con 7-0 mete en el campo a Messi, para asegurar el triunfo), para darme un respiro. En el avit del 30, que llega, al final llega, me pongo todo lo morado que puedo de bebida, los voluntarios muy bien, además de estar pendientes de ofrecer de todo, animan siempre (en todos los puntos de avit). Aunque también me voy un poco compungido, pues pienso que hasta el 35, nada de nada. Cerca de 3h15m el 30, creo. Voy más preocupado por la combinación de ir lo rápido que pueda y evitar forzar la pata molestosa.

Volvemos a la calle por la que vinimos en del 22 al 25 y al menos el sol da en la espalda. Algo de público, pero sobre todo voluntarios me animan en inglés ( y no me refiero a extranjeros), supongo que mi bronceado ideal les hace confundirme con un keniata burgués (por la diferencia de kilos con los keniatas que estamos acostumbrados a ver), porque por mi parecido con Trump no puede ser, es un rumor mal intencionado, ni yo uso peluca, ni él se muerde mis uñas. A lo que iba, esa calle se hace dura, parece que los km no avancen, y aunque voy siempre por debajo de 7, las diferencias con gps hacen que los pasos entre km en alguna ocasión sean superiores (y no me veo débil como en Málaga, me siento fuerte-mermado, no mentalmente, malpensados). No cuento cuando llegamos a las mesas de las esponjas del 32 porque ya han recogido varias mesas (¡ahí tus huevos Vila!), con la mano procuramos echarnos agua (no soy el único), parece que me habría ido bien llevarme la esponja del 27, pues no pesan y se pueden llevar bien en el pantalón. Al abandonar esa calle (sí, al final queda atrás), sé que iremos ya buscando el paseo marítimo al que nos acercaremos varios km antes de llegar a meta. Al agua se la echa en falta, y aunque sea sufriendo, pero se llega al km 35 (creo que en 3h50m o así), el calor me arrasa bastante yendo falto de agua (y sin estar acostumbrado a él, como lo estoy en verano). Aunque lo tenga que discutir luego con otros, tramos a 25-26 y soleados se hacen duros en enero para la mayoría de peninsulares (para europeos ya ni te cuento), yo creo que si un termómetro marca 26º porque está al sol cuando tú pasas por ese mismo sol estás a 26º, no sé lo que se calientan los termómetros, sé lo que me caliento yo, y sin pillar ningún Interviú, este es un detalle de modernidad que me dijo el negro de Ana Rosa, menciona algo siempre de actualidad y sorprenderá un montón dejando claro que estás al día de la más rabiosa actualidad (imagino que mi mención será acertada porque a muchos les habrá dado rabia no poder seguir comprando una revista seria de investigación, y volver a comprar el Lib les da vergüenza a su edad, sobre todo porque ya no se publica).

Pues eso, como agua de enero (para la de mayo aún falta) recibo las botellas del avit del 35. Luego una carpa montada por los de phisyorelax, hasta con arco para pasar debajo, que animan muy bien ellos, lástima de la música que tienen para bajarme la moral al sótano, no voy a decir el título, ni deprisita ni na’. Va quedando menos, aunque sí me pasa gente, algún puesto también recupero, no me veo tan mal, pero tengo la pata algo anclada, por las molestias y porque después de 36 km es lo que hay generalmente. De repente paso a Juanmi, no le había visto, ya había pensado que debió adelantarme en los primeros metros por el lado opuesto y por eso no nos vimos, aunque tampoco le vi en cruces, claro que no veía un pijo, yo). Va andando por molestias y demás, pero se le ve tranquilo, le animo y tiro lo que puedo hacia adelante. A ver si llega el avit del 37. Vaya chiste malo, malo, no lo veo por ninguna parte, por restos en el suelo, me doy cuenta que lo estoy pasando, ya no quedan ni las mesas. En este punto, aparte de la mayoría de maratonianos y los de la media, también han pasado los del 10. Así que valorando que no le dan un segundo uso a las esponjas, pues ya ni las mesas, aquello que digo a veces que te sientes tratado como una mierda e ignorado, se puede aplicar en más de un maratón. No comprendo que haya buena fe y se repitan (entiendo que eso pasa cada año) estas circunstancias. Pues ya a tirar todo lo que permita el cuerpo (la parte trasera de la rodilla molesta más, ya son bastantes km de calor y castigo, muchos miles de apoyos).

Por fin en el 38 nos asomamos al paseo marítimo, por un lateral y en dirección contraria,  o importa, da moral, procuro tirar lo rápido que puedo, finalmente cerca del 40 entramos ya en el paseo y es todo hacia meta, a ver lo que se puede aguantar, por un lado hay más ánimos, pero casi todo solarro, han dejado poco espacio para circulación de no corredores, y diría que en más de un caso veo caras de mal rollo. Están ensanchando ahora un poco su espacio, no es problema, porque nos sobra, imagino que en el paso de los del 10 (salían 3 horas después que nosotros y el 75% final era el mismo circuito), sí debía hacer más falta, los del maratón además de ser menos, vamos muchísimo más escalonados. Creo que paso el 40 sobre 4h26m. es un esfuerzo más, que lo doy, pero el calor y las molestias que ahora son mayores y parecen más centradas en la parte trasera de la rodilla lo impiden. Además de tener cansancio, supongo (aunque sin fuerzas no me siento).

Es curioso, por ir pegados a la playa, como ves bastante gente en la playa y docenas y docenas de surfistas, como si esto fuera el Hawai 5-0 (el de Jack Lord y aquellas imágenes sesenteras), da un poco de envidia, sí, pero yo también estoy haciendo lo que me gusta, lo que quiero hacer. Y km 41 y ya acercándome, paso por donde tengo el alojamiento no puede faltar mucho (el gps no sirve de orientación, ya pasé el km 39 siendo el 40 por gps). Y desvío hacia meta, ya hacía más de 8 km que sabía llegaba, fue todo mi pánico los últimos días, y aún más esta mañana al salir del apartamento. Recta de meta y satisfecho, a pesar de que la marca será un espanto, algunos momento creí que bajaba de 4h40m (me da corte sólo mencionarlo), pero luego no podía ser, había momentos en los que no podía apretar más. Y llegada a meta, por fin.

Tiempo final neto 4h41m31s 43,33 km me ha dado el gps. 154 ppm calculo yo (como la banda está vieja, ha tenido picos muy dispares y ha marcado bastante rato por debajo de 100). Primero, en cuanto me dan agua, me echo dos botellas por encima de la cabeza, y enseguida veo a Juanmi, que horror, me había vuelto a adelantar y ni le vi. Casi un minuto menos que yo, ni le vi adelantarme, ni luego a lo lejos.

1600 inscritos, 901 en meta 27 descalificados (algunos porque como era más barato, pillaron dorsal maratón pero hicieron la media, y claro, no pasaron por los puntos de control), y 54 que no acabaron (entre ellos el otro marchador, no sé si porque no podía, o porque su plan era hacer 25-30 km). Puesto 704 de 902 en meta (de 983 oficialmente).

Recibo medalla, sé lo que ha costado, la medalla está bien, además, me parece chuli. Hablamos un poco, también está Ricardo, estoy pensando en ir ya a los fisios. Primero, ya no hay ni bolsa del corredor, no quedan más que botellas de agua y bolsa de plástico por abrir (aún llego a pillar alguna barrita de cereales, por casualidad), no sé qué había en la bolsa, algunos de los cientos de llegados antes que yo deben saberlo (sólo sé que una lata de Heineken, creo, 0,0%, de la que yo hubiera pasado, pero otros no). Luego sí que hay unas mesas en que puedes coger fruta, naranja y plátano. E incluso un puesto en el que te daban donuts embolsados (lo mejor, pues en casa dan buena cuenta de ello), y un stand ya vacío de Heineken, ya han acabado con ella, no sé si había más cosas que no quedan pues no puedo ver lo que no está. Tampoco veo (me entero más tarde) que había una piscina con hielos, me mosqueo 100 gramos, pues la habría aprovechado, además de escondida no había ningún letrero o similar que llevase a ella, ni mención directa (algo de crioterapia se mencionaba en letra pequeña, bastante pequeña, en la web, sin mayor explicación, creo). Me dirijo a la carpa de fisios y recibo un zasca, me dicen que no puedo pasar, que sólo duchado puedo hacerlo (no discuto si las dos botellas de agua que me he echado sirven como ducha), alucino. No voy a ir al apartamento y regresar duchado a ver si están allí o ya en su casa. Esto no me lo habían dicho en ningún sitio, pero bueno, siempre se ve algo nuevo. Donde está el guardarropa le pido permiso a un voluntario y me tumbo un poco a recuperar aliento y eso. Se preocupan en inicio, les digo que no pasa nada, al final con una de la organización, le informan de mi opinión, esponjas casi nulas desde km 22 y que en un maratón con calor es conveniente más avituallamientos que no cada 5 km, cuanto menos a partir de la mitad de la prueba. Me dice que no esperaban tanto calor (que había hecho más fresco durante la semana), le digo que siendo canarias, entiendo deben esperar calor como lo más normal del mundo, que la sorpresa sería que hiciese 25 grados en enero en Soria o en Burgos, o dentro de dos semanas en el maratón de Arganda.

Salgo y me para un hombre, no me hago el sueco, porque el sueco es él, me dice si le recuerdo, y adivino (no sé cómo) que es uno con el que había descalentado después de Copenhague, que me dijo si me lo pagaba todo la organización, por el espectáculo que daba (él lo decía más fino y bonito). Casi me han saludado más extranjeros que españoles aquí. Voy al apartamento a ducharme, porque luego quedo con Juanmi y Ricardo para cervecear y comer, por el camino me habla un chico inglés, corredor, y me dice si puedo llamar un médico, busco algún voluntario cerca, y como no encuentro ninguno voy dirección meta (está a unos 400-500 metros), lamento que me lo haya dicho a mí, porque mis piernas no pueden ir nada deprisa, pero por supuesto que voy, a 100 metros de meta encuentro unos voluntarios y les doy los detalles y me vuelvo, para cuando llego a su altura ya le están atendiendo. Así de rápido me muevo yo post meta.

Pues nada, me ducho y voy con ellos, más tarde trataré de que descanse mi cuerpo en el apartamento, donde ya cenaré (he pillado cerveza, chips, aceitunas y pollo asado).

Una pasada, el venir de Madrid en enero, el calor, ver la playa así, los surfistas, es un choque visual, para mí. Y vuelta el lunes por la mañana. A Madrid, y a casa. Muy agradecido por la hospitalidad de Ricardo y Juanmi, y contento de la charlita con Gonzalo. Veremos si consigo mejore la pierna, pues si no puedo entrenar todo lo que quiero, tampoco podré perder peso. Haberla podido hacer, aunque sea poca cosa, por el corno, me satisface, me deja bien. Bffff.

Del maratón, otra decepción con la organización, inexplicable lo de las esponjas. Error que no haya más avituallamientos en un maratón que pretende ser muy popular. Aparte, los puntos de animación con música (sí esa canción que no suena deprisita) a nivel personal me resultaban desmoralizadoras, aunque sé que eso es problema mío. Ver luego que abren inscripciones a 30 euros, y para los canarios por 10 euros durante la primera semana es echarnos a patadas de volver, a mí me parece que poner oferta sólo para unos es vergonzoso, aunque no fuese a 10 para no residentes. Si hasta me llegó email de que abrían inscripciones con oferta, a la que no puedo acceder. Claro, que ahora mismo las ganas son pocas. Pero nunca digas nunca jamás... no sé, como mucho: tal vez.

« Última Modificación: 28 enero, 2018, 07:26:20 am por Julián11 »
29 enero, 2018, 11:15:31 am
Respuesta #4
  • Abuelo
  • ****
  • Mensajes: 103
  • 8
Enhorabuena Julian por el 1º del año.
Un placer leerte por aquí.. como siempre.
Saludos
31 enero, 2018, 16:47:00 pm
Respuesta #5
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.175
  • 49
    • @julianigle11
Enhorabuena Julian por el 1º del año.
Un placer leerte por aquí.. como siempre.
Saludos
Muchas gracias, a ver cómo vienen los siguientes y cómo los cuento.
 

Información corredor

 
 
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Corredores en linea

  • user Google (Image) (2)
  • user Google (3)