Welcome to FOROFOS DEL RUNNING

FOROFOS DEL RUNNING

Eventos Vinculados

  • [2018] NN MARATHON ROTTERDAM: 08 abril, 2018

Autor Tema: [2018] NN MARATHON ROTTERDAM  (Leído 1393 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

10 enero, 2018, 23:19:48 pm
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.174
  • 49
    • @julianigle11

      
NN MARATHON ROTTERDAM

Domingo, 8 de Abril de 2018
Hora: 10:00
Pais: HOLANDA
Provincia: Holanda Meridional
Población: ROTTERDAM
Lugar de la salida:  Coolsingel (erasmusbrug)
Lugar de la meta: Coolsingel
Distancia: Maratón
Web oficial: http://www.nnmarathonrotterdam.org/
Cuota de inscripción: 81.50 euros
Enlace a inscripciones: http://www.nnmarathonrotterdam.org/registration/nn-marathon-rotterdam/
Otros datos de interés: Maratón muy plano (este maratón tiene 2h04m52s de mejor marca).
Más de 13000 finishers en 2017.
10 enero, 2018, 23:22:36 pm
Respuesta #1
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.174
  • 49
    • @julianigle11
Inscrito, el avión es a Amsterdam, y creo que tren que tarda 45-60 minutos.
Muy llana, pero entiendo que muy popular.
Ese finde es tremendo de maratones por Europa (además de la media de Madrid):
Milán, Roma (increíble se hagan la guerra así en Italia), Paris, Manchester, Hannover y Bratislava.
No he mirado, pero si no llegan, no faltará mucho para 100.000 finishers en esos maratones en tr todos.
« Última Modificación: 10 enero, 2018, 23:48:24 pm por Julián11 »
13 abril, 2018, 11:26:02 am
Respuesta #2
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.174
  • 49
    • @julianigle11
23 días entre maratón y maratón, los primeros 9 días no hice nada descansé, eso que me dicen que no hago nunca. Y como a mí siempre me pasa, cuando volví a entrenar, problemas con el isquio izquierdo, se me agarrota, se pone duro, casi acalambrado, con lo cual los 6 días siguientes entrené marcha, pero menos de la que quería y fastidiado física y moralmente. Los últimos 7 días de entreno hice más elíptica (sólo elíptica), pues allí no sufre el isquio. Así es como me presentaba, no sabía si ya estaría bien el isquio.

Viaje muy temprano sábado por la mañana (como para ni dormir el viernes, aunque eso es lo de menos). Viajo con las zapas puestas, y en el aeropuerto, ya tengo la seguridad de que tendré problemas en los dedos de los pies el domingo, sólo andando me están ya chocando, imagino que cuando me ponga a marchar a tope será más suplicio. Lo temía, pues después de parón siempre me pasa también.

Mi primera vez en Holanda, del aeropuerto de Amsterdam (es el modo normal de ir, desde España al menos), cogemos un tren directo (ya ahí me quito las zapas y me pongo las chanclas) al centro de Rotterdam que tarda unos 25 minutos, y deja muy cerca de la feria del corredor. Así que vamos a la feria del corredor (viajo con Ana, mi futura viuda). Aunque es un maratón con muchos finishers (casi 14000), parece casi todo muy local, de maratones hay stand de dos alemanes, Valencia y uno de Kurdistán (ése nos falta a todos, no estaría mal), todo lo demás muy de allí y todo en su idioma, así que yo, que cada día se me olvida más mi propio idioma, no pillo nada en especial. El sponsor (de marca deportiva) principal es New Balance, me siento como si fuese mi marca, pues es con la única que puedo calzar esos dos amasijos de carne y huesos que tengo por debajo de los tobillos. Poco rato allí, y veo que en este maratón dan dos dorsales, también uno para poner en la espalda, me sorprende, es la primera vez, sí he llevado en campeonatos federados, de España, Europa o del mundo, pero en ninguna carrera popular, que yo recuerde.

Toca descansar en el apartamento, tiene unas escaleras tan verticales y con los escalones estrechos, que las bajo a lo Estela Reynolds, para no matarme. El maratón es tarde, a las 10 de la mañana, 10:14 será mi salida, 3ª oleada de 5. Así que mi viuda no sufrirá madrugón para verme, y yo habré dormido más de 5 horas (+ 0 de la noche anterior). Me levanto a las 5:45. No tomo nada, ya tomé todo el día antes. Y descanso relajado esperando el momento de irme. Muy movida la última hora con viajes al baño, uno tras otro, y temiendo que luego continúen pasadas las 10. Salgo de casa, y voy andando hasta el guardarropa (me gusta muchísimo ese paseo hasta la salida, guardarropa o donde toque, caminando y escuchando música, momentos del maratón que no aparecen luego en las crónicas), algo más de dos kilómetros. Sólo al final empiezo a ver gente que va al maratón, aun sabiendo que no, dudaba de si me había equivocado de camino.

Llego al guardarropa, es curioso, hay una caseta para cada 500-600 dorsales y la última es del 7000 y poco al 7500 y pico. Yo tengo el 8248 y entiendo que debemos ser de 13000 a 16000 dorsales, pues parece que en ese stand de los 7000 se dejan todas las bolsas de dorsales más altos, curiosa forma de repartirnos, así están estupendamente guardados en los demás, y en el nuestro las van amontonando como pueden unas encima de otras. Lo dejo y voy hacia la salida, queda un poco más larga de lo que pensaba y no veo nada parecido a un baño (para los últimos pises), a punto me quedo de entrar en un McDonalds, pero no. Llego a los cajones, tengo enfrente el último y no veo meódromo, esta gente es tan limpia que deben llevar pañal puesto o algo similar, así que vuelvo atrás y al McDonalds. Vuelvo, sigo on time y voy por el lateral avanzando a buscar el cajón 3, están separados del público por un vallado de dos metros de alto. Veo entre el cajón 3 y el 2 algunas letrinas y los meódromos descubiertos para hacer pis los hombres, hago otro, para escurrir lo que quede. Marcho a ver por dónde entro, pero no hay ninguna entrada, miro y miro, pero no, voy para el fondo, tendré que entrar por la cola del cajón 5 (que ya es entrar muy atrás), y veo algún corredor que va muy seguro hacia los cajones delanteros, pasa a mi lado, le sigo con la vista, y se queda alucinado. No ve entrada alguna, va también como yo al final del 5. Saltar la valla no lo veo, no lo hace nadie, y seguro que me hago algún daño irreparable, que me conozco. Entro al cajón 5 y a pesar de estar a tope inicio una remontada espectacular, me meto pegado a la valla izquierda (y ahora sí hay corredores saltando la valla como pueden), pegado a ella avanzo, aprovecho que hay letrinas para meterme por los huecos abiertos de la gente que espera su turno para usarlas, en muy pocos minutos he avanzado un montón, llego a unos 40 metros de la línea de salida cuando le toca el turno a la cuarta, así no habré perdido tanto. He adelantado varios miles de corredores fijo, por dentro de los cajones.

Enseguida dan la salida, y cuando me toca esta es lenta, empezamos ya el cruce del puente principal, y vamos, tipo Valencia por izquierda y derecha, es bastante estrecho, pero ya lo era el arco de salida. Cuesta pasar, aunque cuando puedo lo hago, la subida del puente se la toman con mucha calma. La pierna la noto algo (el isquio), pero espero que aún sea pronto, ya antes de llegar arriba del puente, sé que esto va a ser tipo Sevilla en 2017, bastante dolor, y probablemente regulando no cambios de ritmo fuerte para que no pete del todo. Voy rápido (subir en inicio no es malo, porque como todos estamos enteros es un esfuerzo que nos cuesta poco), la bajada no la hago tan fuerte (es largo el puente), está lleno de gente animando (aunque como hay poco espacio para público se llena rápido), aunque no está Ana (seguro ha pensado que no me vio y se largó al km 13, pues le doy unas horas de paso que al salir más atrás no he cumplido), acaba el puente y giro a la izquierda, imagino que será todo llano hasta regresar al puente en km 27 y algo. Cogemos una avenida que volvemos a ir en carriles separados por la hierba, y a nuestro lado hay bastante gente por el carril bici siguiendo a los suyos durante bastantes km.

Está claro que el isquio me tiene limitado, y así será toda la prueba, se pone más duro si hago cualquier movimiento brusco o pego un sprint. Así que buscando ritmo homogéneo, para no hacer cambios de movimiento bruscos que es cuando tira más el isquio. He pasado los dos primeros en poco menos de 11m30s que no está mal, bastante gente animando, que además de gustar (mucho), ayuda a no diluir el ritmo, no por mucho pero voy por debajo de 6 minutos por el reloj, ya veo que inexistentes en el 3, pues paso con 6 minutos justos y lo mismo en el 4. La avenida, o carretera, pues es por las afueras, pasamos por una residencia, y hay un montón de mayores, muchos en sillas (alguno de ruedas, casi siempre de motor), veré bastantes personas así a lo largo del recorrido, estimula verles cómo nos sonríen (no están para dar gritos de ánimo), les devuelvo sonrisa con pulgar arriba. Sí que hay bastante gente, para lo afuera que nos vemos de la ciudad (o del centro).

Entre el 4 y el 5 llega el primer avituallamiento, fatal, es sólo por un lado, no es muy corto, pero sumado a que la calzada es estrecha, es todo un embudo, todos apelotonados en las primeras mesas, busco las últimas como puedo (sí, muchísimos corredores se dan por satisfechos cuando tienen el agua y continúan andando y taponando, un horror) y sorpresa de vasos, muy, muy monos, anchos, pero para mí gusto inadecuados, cada vaso tiene una esponja encajada como tapón y dentro menos de la mitad es agua, pero bueno, habrá que ver más adelante si nos estiramos, somos muchos miles y con vías estrechas vamos bastante apelotonados, y eso en avit. Y sólo por un lado es un hándicap.

Paso km 5 en 30m01s. El avit se ha cobrado bien tiempo extra, me fastidia pero no me extraña, a ver si consigo manejar mejor los siguientes pasos. Hemos pasado otros dos puentes, uno por debajo y otro por arriba, el resto es plano y hay bastante público en casi todo el recorrido, desde el km 2 todo debe ser público local, pues el metro no llega a esta zona. La pierna no va a ir mejor, y me fijo mucho en el apoyo que hago, para que sufra lo mínimo y no me retenga mucho el ritmo, voy más despacio de lo que podría, pero el esfuerzo es el mismo o más, supongo que eso que dicen de procurar ir suelto, con hombros relajados, voy todo en tensión para controlar el dolor lo mejor posible. Paso bien el 6 y luego empiezo a perder algo de ritmo en el paso de los km con el ralentí que sufrimos en el siguiente avit (el gps ya no va acorde con los letreros, es cierto que por un túnel sumó unos 200 de más, pero es que ya lleva 400), pues entre el 7 y 8 está el otro servicio de avituallamiento, de esponjas, que con el día que hace (algo de calor ahora, luego más) no van a venir mal. También hay tapón, pero menos y están a ambos lados de la carretera esta vez (por eso hay menos tapón).

Me adelantan varios españoles (curiosamente más chicas que chicos de España hoy), siempre con ánimos, creo que les alegra ver la camiseta española, y algunos extranjeros que me adelantan me dejan impresionado, hoy me lo dicen bastante, es una sola palabra, se giran hacia mí y serios, pero de buen rollo, me dicen “Respect”, al principio no, pero cuando lo oigo varias veces se me pone la piel de gallino, a pesar de que me suene raro esa palabra relacionada conmigo, que me río de mí mismo para todo, pero cuando me la dicen me siento como que hago algo que está bien, o es difícil, o tiene mérito, o algo similar pensarán ellos. Mi guerra particular es con el isquio, aguantar su agarrotamiento, intentar no perder ritmo, y sobre todo que el dolor no vaya a más. Ya hace algún kilómetro que los dedos del pie están chocando, ya me lo temía, la ventaja es que incordia menos que lo de la pierna y estoy más preocupado por ese isquio.

Km 10 61m07s. Algo más de lo que quería, pero no está mal, me acaba de pasar otra chica española, y me gusta su ritmo, al que intento acoplarme (3-5 metros por detrás suyo), salvo en el avit del 10, que aunque lleva parón sí hay por ambos lados, que me hace pasar en 67m19s los dos siguientes muy bien al ritmo de la chica, 1h19m20s el 13. En algún momento se me va algo (aquí si se te va alguien, le pierdes de vista, pues somos muchos por camino estrecho, y queda diluido en la multitud), pero recupero, me pasa otra española y nos saludamos, y me hace gracia que al adelantar a la chica que sigo no se saludan, deberíamos llevar todos algo en la camiseta o espalda, con el país de dónde somos, en este caso llevando dorsal detrás, poner en él la banderita, es una opinión mía). Se me va unos metros la chica, y cuando recupero sé que estoy a punto de cagarla, en ese momento me veo bien, y voy hacia adelante, error, porque la chica me pasará luego en menos de 3 minutos y se me acabará yendo. Iba bien fijándome en su ritmo.

También hacemos un giro para una larga avenida de ida y vuelta (algo más de 1 km de largo), ahí sí está Ana, que me anima y hace alguna fotos, se ha puesto donde podía, porque este tramo está petad de público, hay metro cerca, e imagino está muy lleno de acompañantes. Me animan mucho muchísimo, y me vengo un poco arriba, o eso creo, porque hasta el 15 no se me ha resentido el ritmo en conjunto (1h31m25s). Da gusto todo este tramo, lo alejados que estamos del centro, y la de público que está, y está animando, no están callados. Eso sí, público francés no veo (alguno habrá), coincidir con el maratón de París es lo que tiene. Hay bastantes ocasiones en las que he de subir al bordillo (no más a la izquierda pues suele ser de tierra o hierba y temo tropezar) para adelantar, tiene demasiados tramos estrechos la prueba. El avit del 15 es por los dos lados, eso es bueno, aunque algo perdemos en todos, porque además ya hace más calor (son las 12 del mediodía, o casi –salí a las 10:24-) y el sol está presente la mayor parte del tiempo.

Del 15 al 20 Ana me vuelve a ver y me da los otros dos geles que traigo (ya me tomé dos), y hay algún trozo de carretera, rodeada por bosque, mucha gente andando en contra dirección, que deben venir de animar a los suyos, y buscar el metro para el siguiente punto (luego sabré que en ese metro había cola del copón para entrar, así que mucho público venido a la zona que luego estará en otras zonas). Pillamos tramos con mucho público, y llegamos al 20, en 2h02m35s no está mal , aunque esperaba algo menos. No me puedo quejar, pues si hago ese crono con la pata así, estaría haciéndolo mucho mejor de estar bien, sin dolores, pero eso da igual, porque la carrera es hoy y la pierna es la que es. La media en 2h09m39s. Algo peor, aunque creo que no se me debe escapar las 4h30m. Para 4h20m ojalá, pero no, por el ritmo que he llevado podría, pero creo que he gastado muchas fuerzas en llevar esa pata como si no doliese y me va a pasar factura, veremos en qué momento.

A partir de la media hay muchos chicos (también adultos) dando gominolas, frutos secos, naranjas y plátanos. Y durante todo el recorrido poniendo manitas para el chocamaning, no tanto como en Dublín, pero mucho, más que en la mayoría de maratones que he hecho. Y eso da moral, refuerza la pierna cuando crees que va a flojear y vuelves a recuperar el palmo de estatura que ibas perdiendo cuando los km, el sol y la pata te oprimen hacia abajo. Ya con muchas ganas de volver a la parte de arriba del río. Me adelantan cuatro chicas españolas, y estoy pasándolo algo peor, pues la pata me tiene más renqueante en estos km. Así que todos los ánimos ayudan lo suyo a empujar. AL km 25 llego en 2h34m58s. Parece que con 6m40s o así llego sin problemas por debajo de 4h30m. Pero tampoco me conformo, todo lo que pueda bajar de 4h30m será más que mejor.

Tengo mis temores de forzar la otra pierna, o cualquier parte de la misma pierna, por hacer apoyos distintos para compensar la incomodidad. Supongo que al final será desgaste lo que pague, y no lesión en otras partes. Tampoco me ha molestado la tripa. Los dedos del pie si fastidian lo suyo, pero menos que la pata, y de una u otra forma, les hago poco caso. Cojo algún trozo de naranja de algún peque y seguimos chocando manos, cambia bastante todo del 25 al 30.

Por fin llegamos al puente, poco después del 27 con algo más de 2h48m. En el puente anda mucha gente para subirlo, no cedo en el ritmo, y aprovecho el que me da más moral adelantar a otros corredores, realmente se hace largo, sigue habiendo mucha gente en él, y el descenso como todo el mundo acelera se hace más difícil adelantar o avanzar al ritmo que pretendo. En algún momento adelanto muy pegado a la valla (pues es la zona por donde hicimos los primeros 500 metros de carrera), y en otras al público, que a veces se mete dentro para hacer foto o buscar a algún corredor, y les pillo que sólo miran móvil cuando llego a ellos (y no a los corredores que llegan por donde ellos se ponen en medio), así que les paso por el filo. La bajada del puente es rápida, y ya tenemos varios km en los que nos damos un baño de masas, en especial alguna calle, donde la moral te sube de manera tremenda, oyes como te animan específicamente y según vas avanzando sientes como el público hace la ola con sus voces y tu nombre, en esos momentos no cuesta ir más rápido, y la adrenalina tapa en tu mente las molestias de la pata, tremendo.

El 30 en 3h07m49s y castigado con la pierna, imaginando que las fuerzas van tocadas (pero es lo que menos me importa, me importa tener controladas las molestias del isquio), no me veo más lento, pero el crono no piensa igual, el km 31 (otro con pérdida de tiempo en los avit, es un espanto tener que ponerse a quitar esponjas del vaso para beber lo poco que hay dentro, además de que no deja de haber dificultad en acceder a mesas, pues no sólo siguen yendo muchos de cabeza a la primera, es que además como el cansancio pesa, salen andando tranquilos con la faena hecha, la de coger agua), además obliga a parar si quieres más de uno, faltan manos para coger vasos, beber, quitar esponjas y coger más vasos. Al menos al final cuando está el isotónico ya tiene menos parón el coger vaso, y no importa que sea una pequeña parte del vaso la que tenga líquido. Casi en el 32 nos metemos a rodear un parque del extrarradio. Allí se hace todo mucho más duro (sigue siendo asfalto y es llano, pero se hace muy duro), me parece que esta es la tirada ideal pre Mapoma, pues es como lo de la Casa de Campo, de darnos un baño de masas a purgar unos km perdidos, no dejo de marchar y peleo el ritmo (me da ok el ritmo en el reloj, pero no tanto luego, en el paso de cada punto kilométrico), bastante gente andando, además el calor (y yo diría que la pobreza de los avituallamientos, en alguno que cogí 4 vasos no sé si sumaban uno lleno entre todos).

Afortunadamente en el avit del 32 de esponjas han dado agua también, a mí me hace bastante falta y sé que a muchos también, desde el km 15 he visto cada vez más corredores atendidos en la cuneta (siempre me ha parecido ver que aparte de público u otros corredores, estaban con servicios médicos de la prueba, creo que la mayoría por culpa del calor y la deshidratación). Ya llevo un rato haciendo cuentas, los números me dan sobre 6m40s o poco menos bajo de 4h30m. Y además creo que llegando en esas condiciones al último km fácilmente (como me miento a mí mismo, con lo al límite de fuerzas gastadas que llego a ese punto). Km 34 ya llevo un km de diferencia entre gps y reloj. No es que sea un calor infernal, pero en estos momentos del año, creo que si nosotros (los del sur de Europa)  aún no hemos habituado el cuerpo al calor, los corredores de la zona (holandeses sobre todo) aún menos. Y ahora hay mucho corredor pagando la factura, no se podrá ver, pero me gustaría saber cuántos tomaron la salida y no llegaron, porque creo que se ha hecho duro este maratón.

Y encima pasarte unos 5-6 km solitarios por un parque pasado ya el 30 con todo el castigo acumulado. Así está de gente que va andando, muchos. Km 35 ya, trato de mentalizarme que queda muy poco de parque y ya es un regreso a meta lleno de gente, como es de doble carril un buen tramo de lo que queda (lo que hicimos del 28 y algo a casi el 32), sé que estará a tope. Km35 en 3h42m. Voy perdiendo terreno, pero yo creo que en tiempo de 4h30m aún. Llega el avit y la verdad es que es un horror, sabes que vas a perder tiempo, pero también que has de beber porque las fuerzas no van nada sobradas y hay que beber si quieres tener fuerzas que poder gastar (incluso muchos beben para no pararse ya del todo). En muchas ocasiones he guardado esponja entre camiseta y pantalón, pero cuando quiero secarme o algo similar, poco lo noto. Las primeras mesas de los avit eran para las bebidas personales de los corredores élite, como ya han pasado todos no sirven nada en ellas, y supongo que habrá sido la organización que ha abierto grifos en las esquinas superiores de los hierros que las sujetan, algunos con agua en chorro y otras con difusor, pero malamente se pueden usar porque los que andan hacen cola para usarlas (están en su derecho de hacerla, no lo digo como crítica), y no estamos muchos para poder hacer cola. En cada km de avit pierdo más tiempo del que quisiera, incluso luego cuesta coger el ritmo, pues el suelo se pone asqueroso de esponjas, parece que está prohibido tirarlas a un lado, y todo el mundo las deja caer al suelo.

Del 36 al 37 hay un grupo de chicos y chicas animando y dándonos vasos de agua, que está muy agradablemente fresca, cómo se agradece. Al alejarme levanto dos veces el pulgar, la primera de agradecimiento y la segunda al oír ánimos hacia el español o por España. Esto lo he oído multitud de veces durante la carrera y lo he agradecido muchísimo siempre, me gusta y encima estimula. De la pierna no sé qué decir, va como puede, y todas esas cosas que me van distrayendo, me hacen olvidar por segundos el dramilla que llevo en el contramuslo. Los ánimos y las manos de los chavales (en las zonas con no tanto público hay mucha persona mayor con sillas mecánicas (o de motor, no sé cuál es el término más adecuado), y todos con una sonrisa. Da gusto poder devolvérsela (lo de la procesión ya se sabe que mejor llevarlo por dentro). Me adelanta otro corredor español, al que animé hace unos km cuando le pasé (luego me dicen que se llamaba Rodolfo, pues poco más o menos Ana le ha visto y animado en todos los puntos que me esperaba a mí), no le he visto pasarme pero le veo unos 15 metros delante a mi derecha, va corriendo aunque algo cojo, le pego un grito de ánimo que no creo lo oiga (ya le animé y él a mí cuando le pasé antes), lleva también la equipación española.

Km 37 en 3h55m y no recuerdo el pico, no mucho menos de 3h56m. Creo que he de apretar ya, porque se me ha acabado el margen (del 35 al 36 volví a perder bastante), quedan 2 avit y espero no perder nada de tiempo en ellos. Pico parciales por debajo de 6m40s que creo me llevan en buena línea, pero luego en los pasos de los km es menos lo que se refleja. Avit de esponjas del 37 algo pierdo pero poco, y en el km 38 con 4h2m30s y km 39 sobre 4m09m y muy poco. Se me está yendo el tiempo, pero creo que aún puedo, eso de echar el resto no es tan simple, llevo haciendo esfuerzo extra por la pierna casi 40 km y eso no es gratis. No me siento flojo (debe ser que no siento, simplemente). Me adelanta una chica portuguesa que me pregunta si yo estaba en París el año pasado, me recuerda, le digo que sí, muy simpática, intento engancharme a su ritmo, pero dura pocos metros, los ánimos me llevan fuerte de moral, aunque me temo que no al ritmo que yo siento. Así llego al km 40 en 4h16m08s. Bueno, haciendo dos km a 6m30s estaría en tiempo y pienso que no hay motivo para no hacerlos, ignorando toda la tralla que llevo encima (en ocasiones no sé si es que tengo más moral que el Alcoyano, o simplemente que me parece normal que pueda hacer lo mismo que cualquier otro que está haciendo más que yo). Hay gente bebiendo, refrescos y también cervezas en primera fila del público, a uno hasta le huelo el aliento a cerveza, y más que parecerme una guarrada me da envidia, además de sorprenderme que yo huela algo. Aún me queda rato hasta que beba una.

Pero ese km 41 lo acabo haciendo más lento, y a pesar de ser momentos estupendos por los ánimos del público, por dentro se me diluye la moral, con 4h22m 40s aprox. Sé que no voy a hacer el km 42 en 6 minutos (sí que me he quedado con la sensación de que, al menos en estos últimos km, algún punto de km estaba mal colocado), pero también que lo he de intentar, pues alguna vez me ha sorprendido y otras ha resultado que por estar mal algunos letreros, el último km resultaba más corto, voy muy quemado, pero aun así intento esprintar, veo mi reloj marcando 5m55s 6m00s y 6m04s y pienso que hay alguna opción, aunque más que decir pienso es que quiero pensar, ya damos la última curva para una muy larga recta de meta y ya voy viendo la realidad, no veo el letrero de 42km pero sí la meta a una distancia superior y faltándome claramente más de 200 metros, está por ahí Ana que me echa el último ánimo, y casi a continuación otros españoles de público que me han animado anteriormente, lo agradezco mucho, pero ya bajo el pie. No bajo fijo de 4h30m y estoy muy castigado, aunque pretendo seguir a buen ritmo, o el que pueda, no me voy  a matar otros 300 metros porque no doy más de mí. Me acerco sonriendo a meta, porque está todo petadísimo (desde que salimos del parque en el 37 y pico hemos tenido cada vez más público) y agradeciendo tanto ánimo, a pesar de ver a falta de menos de 70 metros que tampoco bajaré de 4h31m, y por fin la cruzo.

4h31m10s netos. 433,47 km. 158 ppm, 4761 calorías, son números rápidos de decir pero que no reflejan todo lo que he puesto en la prueba. 9218 de 13996 finishers (creo que van a parte los que corrían en relevos de 2 o 4) y puesto 443 de 720 de mi categoría, M55. Paro un segundo post meta y empiezo a caminar, estoy destrozado, muy cansado, todo enteramente tenso, y con la pierna bien jodidilla. Cuando ya he avanzado más metros, me agarro a una valla lateral a soltar bufidos y a desahogarme, por un lado tengo la decepción de no haber bajado de 4h30m y por otro estoy orgulloso de haber podido pelear y terminar el maratón en un tiempo que con la pata así me parece muy digno (ya me lo parece el haberlo acabado), así que entre lo uno y lo otro, trato de recuperar el aliento y soltar lágrimas que parecen de un restaurante chino, porque son agridulces. Estoy un rato y miro a lo lejos si por allí va Ana, no la veo (luego sabré que ella a mí sí).

Este es otro de esos maratones que desde que has llegado a meta hasta que sales del recinto puedes hacer al menos otro MM, porque joer con el trozo que hay. Paro una y otra vez, pongo las manos en las rodillas. Trato de recuperar aliento, veo un banco o algo similar y me siento, mucha energía gastada. Se me hace interminable, finalizada la recta hay giro a la izda, nos dan agua y algo más, me hecho la botella por encima, y también un vaso, creo que no llego a beber nada, o poco (ya me había echado media botella que encontré 50 metros antes), me dan la medalla y veo a gente repartiendo flores a las chicas, como yo estoy pensando tanto en Madrid, deduzco que es porque mañana 23 es el día del libro y la rosa (sin pensar que hoy es 8 y no 22, y que lo más cercano a San Jordi que tienen en Holanda es a Johan Cruyff, padre de Johan Jordi), luego ya me doy cuenta que para nada, incluso pienso en pedir una para Ana, pero soy tan soso que no me atrevo (sin contar que no sé si tendría fuerzas para llevar la botella y vaso vacíos y además la flor). Por fin veo a Ana, y le doy la botella vacía y el vaso (yo siempre tan generoso), está un poco alucinada porque nunca me había visto tan cansado en meta. Pues me dice que en los pasos míos durante la carrera se me veía bien.

Aquí en lugar de un spoiler me toca hacer un flashback, la última vez en Sevilla 2017 que le dije que me dolía mucho la pierna (justo lo mismo que ahora, pero entonces en la derecha) me dijo que por qué no abandonaba, a lo que le contesté que ya me dolía menos. Esta vez directamente no le decía lo que me dolía, soy egoísta y me quedo mi sufrimiento para mí.

Sigo andando (creo que otro año pongo el gps para medir todo lo andado después de cruzar la meta) y hay avituallamiento a los dos lados con fruta, con te también, pero no cojo nada, al final una de isotónico (marca de allí), esto no se acaba nunca, Ana me ha dicho que seguía andando hasta la salida de la zona vallada, que imagino debe estar en el punto que ya se quedaron sin más vallas para poner, la de tramo que llevamos, veo una carpa que imagino de fisios, pregunto por la cola, y no es de fisios, ya paso de continuar explicando el dolor, pero por lo que veo en las camillas no creo que los que están ahí dentro estén mejor que yo (parece de médicos, pero no sé, no me paré más), luego hay un stand de National Neederlander (dos seguidos en realidad), donde los corredores se hacen foto como los que vemos en las pistas cuando alguien hace un récord, al lado del marcador electrónico en el que aparece el nombre de pila y la marca, pero no me pongo en la cola, me sabe mal por Ana y quiero descansar ya. Posiblemente debía haberme quedado, me habría servido de descanso, ya acabando por fin salimos, y está petado, no se puede casi ni salir, ni mucho menos ver a quien buscas, consigo abrirme paso (no por mis fuerzas, no he dejado de pararme cada nada a coger aire, las piernas lo han dado todo, están como yo, bajo mínimos de fuerzas), cuando ya me he alejado unos metros, me doy cuenta que no sirve irme si no está Ana, así que vuelvo, y como no la veo me meto por una mini escapatoria (no había ninguna antes de salir del tramo vallado), pues sigue habiendo un trozo de valla, no sé para qué una vez salidos de la zona de corredores. Ahí hay hierba y la hago mía, me tumbo (como puedo, que hasta para eso estoy hecho un poema), y voy mirando por si veo a Ana, algún niño me mira como pensando qué le pasará al señor ese. Estoy ahí unos pocos minutos, buscando una posición en la que no se me clave el duro suelo (es tierra dura, debajo de la hierba) y se me acerca un corredor a ofrecerme agua o fruta, le digo que no, que se lo agradezco, me reincorporo un poco y y después de estar ahí 4-5 minutos (igual fueron 10, no lo sé), decido volver a ver si ya está Ana y finalmente sí, me mira a ver si sigo vivo o algo parecido, le digo que tranquilo que ya voy recuperando poco a poco. Que me han dicho que está al fondo a la izquierda lo de los masajes, luego Ana pregunta a alguien y parece que está en la misma plaza del guardarropa.

He andado tanto en post meta en la zona de corredores, que hemos dado un rodeo que nos deja relativamente cerca del guardarropa (cada metro me cuesta), poco antes de llegar paro en un banco a coger aire y descansar las patas. Ya estamos en el guardarropa, como hay hierba en la plaza está repleta de corredores tumbados o sentados, descansando, estirando, charlando o todo a la vez. Mi caseta tiene casi todas las bolsas fuera, mientras en el resto quedan pocas y bien colgadas (viendo luego sólo el número de finishers, creo que de las 12-1 casetas con bolsas, la nuestra llevaba más de la mitad que el resto juntas, 3300 dorsales de chicas sí iban numerados aparte (F3300 era el tipo de su numeración), muy raro todo (pues ni siquiera ponía el letrero de nuestra caseta que fuese para los dorsales más altos del 7600. Nada más recogerla me siento en un banco raro con la espalda tumbada y Ana me ayuda a quitarme las zapas (que las quita ella, quiero decir), han sufrido un montón los dedos de los pies, pero se han portado muy bien, sabiendo que había otros compañeros con el mismo casero que lo han pasado peor.

Resoplo un rato allí tumbado, no mucho, pero para acabar de coger aire y seguir andando en busca de los masajes, vamos por la hierba y allí está al final de la plaza, entro y ni cola, me dicen qué que parte está peor, le trato de explicar que los isquios y me los trata en una camilla, cuando me dice que ya está le digo que si por delante no (gemelos tampoco los ha tocado) y me dice, como cosa muy normal, que para atender a todo el mundo sólo tocan una parte, la que escojamos. Me quedo un poco de una pieza, preferiría que hubiese estado menos rato (no es que haya estado mucho) con ellos y algo con lo demás. Me quedo cortado, pero salgo, apenas hay cola, y no sé si e por la impresión o el mosqueíllo que me he pillado, pero salgo cojeando (al menos para mí, después de un maratón es muy desigual hacer masaje de una parte de las piernas y nada del resto), me desahogo jurando en español (lo siento, pero no sé arameo) con Ana, y me vuelvo a sentar y me pongo un cortavientos, y la toalla de bufanda, porque ya empezaba a enfriarme.

Regresamos en bus al apartamento, ya voy mejor, aunque bastante cansado, no quiero ni contar el coñazo que es subir la escalera vertical (son 3 pisos), en especial el primer tramo, puro muro. Me ducho mientras Ana va a buscar pollo asado, y 4 cervecillas, más aceitunas y chips (del Lidl neederlander pillados el día anterior, acorde a mi presupuesto), me hacen recuperar fuerza. Ya son más de las 7, pero salimos a dar un paseo, ya no me cuesta, he recuperado un montón y ando sin molestias como si fuera un ser humano normal.

Ojalá pueda volver, porque si me ha gustado tanto con dolor, sin dolor tiene que ser la ostia, tú. Me ha gustado mucho el público, lamento la zona del parque a lo casa de Campo Mapoma en los kilómetros cruciales, con lo bien que se está por la ciudad, arropados por el público. Bolsa del corredor nula, salvo la camiseta de New Balance, que está bien y nada cargada de publicidades. Los avit serían mejorables, primero habiendo siempre a ambos lados, y si pilla calor avisando que dan agua cada 2,5 a partir del 20 (la han dado en 32 y 37, pero no estaba avisado). Se hace pesado el tramo post meta (a mí muy duro por lo cansado que estaba). Los carriles eran molestamente estrechos en algunos tramos (importante salir bien colocado, para sufrir poco adelantando). Alguna queja más puede, pero el cariño y ánimos del público han compensado mucho todo lo demás, así lo veo yo, en otro sitio sin público y como yo estaba me habría caído una minutada de escándalo. y el trato de muchos corredores también súper bien, especial mención para los muchos “respect”, que me alagaban además de ponerme colorado a la vez. Me voy bastante convencido de probar también la de Amsterdam en octubre, veremos (ya he empezado a tirar los trastos en casa, pues mi hija estará por las Holandas en esos meses estudiando).

Unos 14000 finishers, pero creo que hay que sumar los de las pruebas de relevos que eran unos pocos miles más, era curioso a veces ver (recuerdo el km 30) los relevistas esperando a que llegara su compañero (había un puñado, más de 1200 relevos finishers, en diferentes categorías. Y me extrañaba, pues quiere decir que todos iban más lentos que yo (los que esperaban, ya imagino que muchísimos ya habían dado el relevo en ese punto). Y eso que media hora antes de nuestra prueba había habido otra multitudinaria de ¼  de maratón (también casi 14000 finishers). Da una idea de cuantos íbamos compartiendo carriles. Y creo que sólo entre estas pruebas de adultos, más de 30000 corredores acabamos nuestras pruebas, que ya es.

Ha sido mi maratón número 83 (9º del año) y la prueba nº90 de +42 km (10ª del año). Y me ha compensado, han sido más buenos los momentos buenos que malos los momentos malos. Por mí volveré, aunque dependerá el calendario. En abril maratones mil, y además el año pasado toca semana santa en la tercera semana, a ver cuándo hace Madrid, espero lo pase al 21, y si pudiera haría esta el 7 y París el 14. Bueno, y si estoy entero, que ya empiezo con el cuento de la lechera, cuando ahora mismo aún no sé si podré hacer en 7 días Zaragoza, pues al  isquio le pasa como dicen en el ministerio del tiempo, este isquio es el que es.

 

Información corredor

 
 
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Corredores en linea