Bienvenido a FOROFOS DEL RUNNING

FOROFOS DEL RUNNING



 
 
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.
  • stats Total de Usuarios: 3.988
  • stats Total de Mensajes: 216.441
  • stats Total de Temas: 9.734
  • stats Total de Categorías: 6
  • stats Total de Foros: 96
  • stats Máx usuarios conectados (a la vez): 1.853

  • averages Mensajes promedio: 49
  • averages Temas promedio: 2
  • averages Usuarios promedio: 2
  • averages Media de conexión: 234
Bounce Bounce
8.198 Mensajes
runningbox runningbox
7.492 Mensajes
cheve cheve
6.544 Mensajes
Admin Admin
6.035 Mensajes
Amadablam Amadablam
5.333 Mensajes
yonhey yonhey
4.552 Mensajes
brad brad
3.587 Mensajes
noclearpath noclearpath
3.563 Mensajes
Patxi Metxas Patxi Metxas
3.375 Mensajes
NACHO_COOPER NACHO_COOPER
3.292 Mensajes

Autor Tema: [2014] TRANSVULCANIA 2014 10/05/2014  (Leído 11211 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

13 Mayo, 2014, 13:38:39 pm
Respuesta #24
  • Visitante
Cosette, eres un BESTIA!!!!


13 Mayo, 2014, 20:15:05 pm
Respuesta #25
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 995
  • Aplausos: 16
  • Pijo
Coño!!!!!! Que me acabo de enterar que habéis abierto un hilo!!!!!!!!!
 :friends: :friends: :friends: :friends: :friends: :friends: :friends:

Me cago en tó pero que grandes sois. Os compensaré con un ladrillo, para el que tenga tiempo:

DESCOMUNAL. Así puedo resumir mi experiencia vivida en la TRANSVULCANIA. Pero iré por pasos, me tomaré mi tiempo.

Me sitúo a finales de 2013 cuando ya estoy planeando el calendario del año siguiente. Renuncio a coger mis vacaciones de Navidad a cambio de poder disfrutar de unos días en el mes de mayo, teniendo en mente ya disfrutar de esta prueba. Sé que el 1 el 2 serán festivos en la Comunidad de Madrid y puedo enganchar una buena ristra de días para escaparme a las islas afortunadas. Así lo hago y me presento el día 1 de mayo en Santa Cruz de La Palma con 11 días por delante para preparar la prueba y poder relajarme.

La isla sorprende pues es algo así como una cordillera en si misma que acaba abrazando la Caldera de Taburiente. En el sur, terrenos minerales menos fértiles de volcanes relativamente jóvenes, el Teneguía y el San Antonio que marcarán la primera parte de la carrera. A medida que viajamos más al norte el paisaje cambia de forma abrumadora llegando a encontrar zonas excepcionales de laurisilva que uno ni se imagina, con el sonido de fondo del agua fluyendo de manantiales o cascadas y el canto de los pájaros, y por supuesto, la alta montaña. Por algo la llaman “La Isla Bonita”.

Me establezco en una acogedora casa canaria en Las Indias, en el sur, bastante cerca de donde tendré la salida el día 10 de mayo a las 6 de la mañana, el Faro de Fuencaliente. Será mi punto base para recorrer los excepcionales senderos que se ofrecen al visitante y para hacer algún entreno en lo que se supone, por perfil, que puede ser la parte más dura de la prueba, el comienzo.

No me extenderé mucho con las bondades de la isla, sus paisajes, su gente y su gastronomía pero la recomiendo fervientemente si tenéis la oportunidad de viajar hasta allí.

Empiezo a sentir algo que no me había pasado desde hacía bastante tiempo, cuando me enfrenté a la subida al Pico Veleta, MIEDO. La silueta de la isla supone que me tenga que enfrentar constantemente de forma visual al recorrido y cada vez que lo veo me asusto. Empiezo a temer que va a ser la prueba más dura que haya realizado nunca hasta la fecha.

Visto el perfil de la carrera y al presentarme casi en la semana de descarga de entrenamientos decido limitar mis salidas a la primera parte de la prueba, para no hacer mucho kilometraje y cumplir con las indicaciones que mi entrenador, Fernando Rey, me había dado con antelación. De esta forma logré completar casi todo el primer tramo de subida hasta las Deseadas, una subida de 0 a 1900 metros de altitud en poco más de 16 kilómetros, a lo largo de dos entrenos que no hicieron más que confirmar mis presagios, tocaba sufrir y mucho.
Se trata de un sendero, perfectamente identificable que permite al turista una agradable aunque dura excursión por la zona volcánica del sur, con inmejorables vistas ya en lo alto sobre Tenerife con el característico Pico del Teide, la Gomera y la isla del Hierro. Sin embargo, al corredor le supondrá un suplicio por varias razones, la primera es el embotellamiento que se produce a la salida del Faro para coger el mismo, que puede llegar a ser desesperante, la segunda es que la salida se hace cuando todavía es noche y la visibilidad está algo limitada y la tercera, la peor, que es TODO arena volcánica y malgastas muchísima energía tratando de avanzar. El resto de la prueba será toda una incógnita para mí.

Hablemos del equipo que tenía pensado emplear, digo tenía porque introduje algún cambio de última hora por fuerza mayor. Iba a ir de chico Salomón (sin patrocinio, ¿eh?) con zapas Adidas Riot 5, bastones Black Diamond Ultra Distance, frontal NAO de Petzl y Mochila Salomón S-Lab 5. El problema vino cuando en las dos salidas de entrenamientos que tuve previos a la carrera me comí literalmente la suela de las zapas y dejé planas las Riot que acabaron en un contenedor de basura. Ya no iba a entrenar más pero me había quedado sin zapas para la carrera. No me quedaba otra, lo que nunca se debe hacer en una prueba y menos en una de éstas, estrenarlas en la carrera. Mi confianza en zapas de trail en Adidas es absoluta y me hago finalmente con dos pares nuevos, las Kanadia TR6 que pillé a buen precio en la Feria del Corredor y las todopoderosas Raven 3 que aunque noto que agarran menos que las anteriores me dan más confianza para afrontar una carrera de ultra distancia.

El ambiente de la isla a medida que avanza la semana empieza a ser excepcional, el jueves se disputa el kilómetro vertical y el elenco de extraterrestres empieza a aparecer por la playa de Tazacorte donde tendrá comienzo esta prueba. Allí puedo ver a Timothy Olson y a Luis Alberto Hernando. Me empiezo a sentir en una nube, como si los antiguos griegos estuvieran en el mismísimo Olimpo de los Dioses.
Así que el jueves día 8 me presento en Tazacorte dispuesto a disfrutar del primer kilómetro vertical de mi vida (ver, nada de competir) y subo al Mirador del Time para poder inmortalizar al menos a los mejores. Es allí donde me encuentro al ganador de la prueba de este año, Luis Alberto Hernando el cual no competía y con el que charlo un rato sobre nuestro trabajo y alguna duda técnica de la prueba. Le muestro mi plena confianza en su victoria y me voy a situar en una zona óptima para inmortalizar a los competidores. Sería la primera vez que viera a Kilian y a Emilie en acción y donde me daría cuenta por primera vez de la humildad de todos ellos, nada acorde a la arrogancia que algunos otros (no todos) muestran en otros deportes.

El día 9 consigo encontrar en Los Llanos de Aridane unas Adidas Raven de mi talla que me llevo con más pena que gloria pensando en lo mal que lo iban a pasar los pies durante la carrera, aunque al menos tenía unas zapatillas que me iban a ofrecer cierta garantía. Aprovecho para ver que el ambiente en el pueblo donde termina la prueba está muy animado, lleno de corredores “muy finos” (como dijo Luis Alberto) y la zona de llegada está casi montada. Pienso que en justo 24 horas debería estar muy cerca de ese punto. Y regresa el miedo.

Esa noche no pegué ojo, 20’ a lo sumo. No me había pasado nunca, en ninguna de las 10 maratones y 5 ultras que había hecho antes, y es que no tenía la certeza de que pudiera acabarla. Sabía que me iba a costar sangre, sudor y lágrimas.

El colmo. Mi reloj Suunto se “actualiza” con la hora Peninsular y cuando subo al pueblo de Los Canarios a recoger el autobús de las 4:00 que me ha de bajar hasta el Faro de Fuencaliente veo que el reloj del coche marca las 2:45. Me había sonado la alarma una hora antes. Escupo sapos y culebras y afortunadamente (en este pueblo tienen visión de negocio, no como en Madrid) el bar que tengo enfrente está empezando a abrir. Me cobijo dentro, me tomo una café con leche y me terminan de asustar con un par de comentarios nada esperanzadores. Frente al bar empiezan a pasar multitud de autobuses que vienen de todos los puntos de la isla repletos de corredores. Caras serias, me recuerda al ganado cuando va al matadero.


A las 3:50 aparece finalmente nuestro autobús y bajo junto a otros 20 corredores hasta el Faro. Al llegar nos cobijamos en una ladera del fuerte aire que hace y esperamos juntos hasta que dan la salida. Se hace eterno. Somos unos 2.000 corredores procedentes de todos los rincones del planeta y casi todos tenemos el mismo fin, llegar.
Llega el momento y a las 6 en punto nos dan la salida. Es de noche y todos llevamos los frontales y la luces de posición encendidas. El miedo desaparece de inmediato, empieza la batalla y cuando uno se lanza ha de tener la mente fría. No pienso, corro.

El comienzo es algo caótico. Se da una vuelta al Faro corriendo a tope para encarar el sendero en las primeras posiciones y no tener gente que te estorbe. Aún así es imposible pillarlo limpio y de buenas a primeras te pones a andar. No pasa nada, la carrera es muy larga y sé que algo más adelante el sendero ensancha y puedo empezar a poner mi ritmo. Aún así es inevitable hacer la goma durante un buen rato, y eso fatiga. Llego entero hasta el primer punto de control en Los Canarios donde recibo un caluroso abrazo de mi novia (gracias por estar ahí) y continúo corriendo hacia arriba siempre que podía. El famoso entreno CaCo (Caminar-Correr) es aquí donde toma sentido y te das cuenta de que no se puede correr todo, bien sea por la dificultad, bien por lo estrecho del camino. Sigue habiendo cierto tapón y la arena volcánica empieza a molestar mucho, porque se mete en las zapas y porque estás patinando todo el rato.

Empieza a amanecer, una tonalidad asombrosa que aparece en el horizonte y baña las laderas de los volcanes y los pinos canarios que las habitan. Al fondo en el horizonte se empiezan a ver las otras islas con el Teide siempre majestuoso retando a las formas. Bello, muy bello. Una de esas experiencias que no se olvidan y que hacen de esta carrera algo realmente especial. Sigo subiendo hasta que llego a la zona que ya no he reconocido, cerca de las Deseadas, sé que me queda subida pero también sé que tras ese punto hay una bajada que me ha de llevar hasta el Refugio del Pilar. La bajada es “divertida” nada que ver con lo que me encontraría algo más tarde e iba adelantando corredores al grito de “por tu izquierda” o “por tu derecha”.

Llego al Refugio a las 3 horas y 50’ de carrera. Quedaban entonces 40’ para que dieran la salida desde ese mismo punto a la salida de otra prueba, la Maratón y quería sacarles la mayor distancia posible, sobre todo por no entorpecer. Es un hecho que han de ir más rápidos que tú pues hasta ese punto tú te has “comido” 26 km. y 2.000 metros de desnivel positivo. Además su meta estará antes que la nuestra, en la playa de Tazacorte.

Tardaron un buen rato en aparecer, pero estaba claro, su ritmo les delataba, sabías quien hacía una prueba y quien la otra. Además, los dorsales eran de colores distintos, rojos los de maratón, amarillos los de ultra. Cada vez que girabas la cabeza te fijabas en cuántos de rojo o cuántos de amarillo te seguían……. e intentabas apartarte para dejarles paso.

Pero esta carrera no es ningún camino de rosas y es llegando al Reventón donde uno se da cuenta. Desaparece la arena volcánica y cualquier intención de correr un llano. Te mete en un sendero de alta montaña con sus rocas, ahí inamovibles durante siglos, que no respetan absolutamente a nadie. Bárbaro, por donde nos estáis metiendo, e incrédulo continúo haciendo todo lo que puedo pegando saltos de piedra en piedra para avanzar lo más rápido posible y terminar el suplicio. Pero no termina. No. Resulta que acaba de empezar. Arrea que vienen toboganes y cuidadito con las piernas que aquí petas. Además empieza a hacer un calor tremendo, superior a 30 grados sin una sombra o una brizna de aire excepto cuando pillas vértice y además te estás metiendo más de 20 kilómetros de carrera a una altura de más de 2.000 metros.

Sufro, como nunca antes. Se ve el Roque de los Muchachos que parece cerca, pero no lo está. No termina de llegar y pienso que cuanto más tiempo esté en esta carrera más voy a tener que sufrir, trato de no pararme. Controlo las pulsaciones y veo que va bien, muy bien, pero me cuesta respirar y me estoy agotando. Como a ratos y bebo continuamente pero parece que no basta. Sé que en el Roque los Muchachos hay una carpa que proporciona sombra y estoy deseando llegar, vamos Carlitos que te sientas ahí media hora y te recuperas.
Estas carreras las has de organizar por tramos. Si lo haces pensando siempre en lo que te queda por terminar te puedes volver completamente majara. Piensas de avituallamiento en avituallamiento y no ves más allá, no te conviene.

Cuando llegué al Pico de la Cruz, pensé en el Roque de los Muchachos, porque lo vi desde allí. Parecía que estaba cerca y no me lo podía creer. ¿9 kilómetros? Ni de coña. ¡Estábamos casi a la misma altura! Sin embargo nada más salir empezamos nuevamente a bajar y a subir y a bajar y a subir otra vez. Así sí que me salían las cuentas, 9 aterradores kilómetros que se me hicieron eternos.

Llevan ya duchándonos con jarras desde hacía unos cuantos avituallamientos para bajarnos la temperatura, pero cuando llego al Roque me echan hasta 5 (fueron 6 en la siguiente). Me siento en unos bancos de campaña, me apoyo en los bastones y me limito a respirar inclinado hacia adelante. No puedo ni comer. Han pasado casi 9 horas desde que empecé a correr y sólo quiero sentarme y respirar. Llamo por teléfono a mi pareja que me espera en Los Llanos para decirle que he llegado al Roque de los Muchachos pero que estoy agotado y voy a tardar en bajar, que voy a descansar un rato ahí.

Sin embargo y no sé por qué, quizás por las ganas que tenía de terminar, me levanté y salí de la tienda. Y empecé a correr cuesta abajo.

Próxima parada Torre Forestal del Time. 1.600 metros de desnivel negativo en 12 kilómetros. Tengo las piernas agotadas y sabía que si la bajada era tan técnica como la subida, esta parte de la carrera iba a ser la peor de todas. Desgraciadamente así fue. Sentía las plantas de los pies en carne viva, me había torcido los dos tobillos varias veces e iba bajando con un cuidado de relojero suizo. Sabía que si no me rompía en lo que me quedaba, aunque fuera andando, llegaba de sobra para ser un finisher y empezó a ser mi prioridad. Empecé a restar kilómetros a cada beep del reloj.

Técnica no. Lo siguiente. Esa bajada es para matarse en el intento. Para colmo al llegar a la Torre Forestal me dicen que ya sólo queda el último esfuerzo, pero que es la bajada más dura con diferencia. Esta parte no os la cuento, si os pica la curiosidad, venís una año y la corréis.

Por fin tras varias paradas (¡en bajada!) para coger un poco de aire llego al Puerto de Tazacorte donde está la meta de la Maratón. A mí me quedan poco más de 6 kilómetros para llegar a los Llanos, nuestra meta. Hay muchísima gente animando y eso me da fuerzas. Salvo catástrofe voy a terminar, estoy convencido. Último avituallamiento para nosotros y nos canalizan nada menos que por un barranco “el de las angustias” (le viene que ni pintado el nombre) para afrontar la última subida hasta nuestra meta. Maldigo en hebreo. Maldita sea cuanta piedra.

De repente a unos 2 kilómetros de la meta, ¡zas!. Todo desaparece. No hay dolor, no hay cansancio, no tengo calor. La alegría de terminar esta andadura empieza a desbordarme. Oigo los gritos de la gente del pueblo animando a lo lejos y saco fuerzas para terminar como empecé, corriendo, que para eso he venido. Media vida se pasea por mi mente durante este rato.

Finalmente, tras 13 horas 18 minutos y 31 segundos, crucé la meta emocionado y orgulloso porque sé que esta carrera ha supuesto para mí una frontera entre el antes y el después. A partir de hoy ya no le tendré miedo a la montaña, le tendré mucho respeto.
Comienzo una nueva andadura.

Quisiera agradecer a TODOS los que me han apoyado de una u otra manera en terminar este reto. A los Forofos del Running que sé que me seguían y se preocupaban por mí, a todos mis amigos que me enviaban fuerza y ánimo por diferentes medios, a mi entrenador Fernando Rey por afinarme como es debido (no tengo ni una molestia mister!), a mi fisioterapeuta Juan Pousada por mantener la máquina engrasada, a Epaplus por ese año de material que realmente funciona y como!!!!!. A todas las Fuerzas de Seguridad, Protección Civil, Médicos, Voluntarios que velaron por nosotros durante la carrera…….. en especial a la Guardia Civil que siempre me hacen sentir como en casa. Y como no a Marja, que me aguanta a pesar de que mes tras mes, se lo voy poniendo más y más difícil. Gracias cariño por darme estas oportunidades.

Me siento más vivo que nunca!!!!! Viva la madre que os pario!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
:jester:
13 Mayo, 2014, 20:35:56 pm
Respuesta #26
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 8.198
  • Aplausos: 420
  • No necesito alas para volar....
Joder Cossette tronco, eres un hacha..... como has descrito esta infernal aventura...... madre mia..... todos mis respetos macho  :hi:, estas cosas si que son para superhombres..... y la verdad que no se que mas decirte, porque me he quedao sin palabras.... todo los halagos se me quedarian cortos.... chapó!!!!
MMP 10K: 48:45 - SAN SILVESTRE VALLECANA INTERNACIONAL MADRID 2015
MMP MEDIA MARATÓN: 1:45:12 - MEDIA MARATÓN ALCALÁ HENARES 2016
MMP MARATÓN: 3:52:05 - MARATÓN DONOSTI 2018
13 Mayo, 2014, 20:54:24 pm
Respuesta #27
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 2.262
  • Aplausos: 41
Tremendo tío, no hay palabras!!! Estas carreras son para unos pocos elegidos y tu eres uno de ellos, eres muy grande Carlos!!!
A mejorar:
10km 39:34 (Carrera Norte vs Sur 2014)
MEDIAMARATON 1:28:39(Getafe 2016)
MARATON 3:22:22(Madrid 2017)
Hoy a las 02:33:54
Respuesta #28
  • Visitante
13 Mayo, 2014, 21:14:19 pm
Respuesta #28
  • CHUSSO TEAM
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.231
  • Aplausos: 24
  • HABEMUS MARATONIANO
Desde el primer día que coincidí contigo en el post de la carrera del agua he flipao contigo y tus hazañas, ha sido un placer poder seguirte toda esta aventura desde que llegaste a la isla por el caralibro, gracias a ti por habernos hecho participes de tu carrera. Hubo momentos que pensábamos que algo te había pasado, al no actualizarse la página muy bien, creíamos que no llegabas al Roque de los Muchachos, ahora ya sé porque era. De nuevo muchas felicidades.
OBJETIVO:
No me marco objetivos, van surgiendo.
13 Mayo, 2014, 21:24:32 pm
Respuesta #29
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 7.492
  • Aplausos: 126
Savia que esta carrera y con ese nombre tenia que ser muy dura , as echo una gran carrera y ademas  nos la has descrito muy bien ,  :clapping: enhorabuena recuperate disfrutalo y a pensar en otro reto o mejor dicho despues de lo leido super reto  :drinks: :clapping:
13 Mayo, 2014, 21:32:05 pm
Respuesta #30
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 3.190
  • Aplausos: 167
Preciosa crónica Cosette. Tiene que ser increíble vivir esa experiencia y encima acabarla como tú lo has hecho.

Reserveda para muy pocos "locos" como tú. ¡¡¡Enhorabuena!!!

DE TRACA FINAL ....

Si no te esfuerzas hasta el máximo, ¿cómo sabrás donde está tu límite?
13 Mayo, 2014, 21:54:30 pm
Respuesta #31
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 766
  • Aplausos: 18
  • A 42195 metros de distancia
En las fotos se te ve más delgado :P:P:P

No puedo decir nada más...

Im     presionante



Mapoma terminado. Buscando objetivo nuevo

MMPs:
10k: 46:22 (Carrera Proniño 2014)
MM: 1:40:07 (MM Cervantina 2015)
Maratón: 3:44:20 (Maratón de Sevilla 2015)
 

Temas relacionados

804 Respuestas
129101 Vistas
Último mensaje 15 Abril, 2014, 18:35:38 pm
por Cian
37 Respuestas
9957 Vistas
Último mensaje 07 Febrero, 2014, 16:14:37 pm
por Pop
6 Respuestas
4161 Vistas
Último mensaje 03 Febrero, 2014, 14:46:41 pm
por ForresJuan
0 Respuestas
2258 Vistas
Último mensaje 23 Abril, 2014, 09:00:26 am
por berto
59 Respuestas
16859 Vistas
Último mensaje 02 Julio, 2014, 23:03:05 pm
por SKIVO