Cookie Consent by Free Privacy Policy
Bienvenido a FOROFOS DEL RUNNING

FOROFOS DEL RUNNING



 
 
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.
  • stats Total de Usuarios: 4.186
  • stats Total de Mensajes: 216.507
  • stats Total de Temas: 9.751
  • stats Total de Categorías: 6
  • stats Total de Foros: 96
  • stats Máx usuarios conectados (a la vez): 1.853

  • averages Mensajes promedio: 48
  • averages Temas promedio: 2
  • averages Usuarios promedio: 2
  • averages Media de conexión: 229
Bounce Bounce
8.198 Mensajes
runningbox runningbox
7.493 Mensajes
cheve cheve
6.544 Mensajes
Admin Admin
6.041 Mensajes
Amadablam Amadablam
5.333 Mensajes
yonhey yonhey
4.553 Mensajes
brad brad
3.591 Mensajes
noclearpath noclearpath
3.563 Mensajes
Patxi Metxas Patxi Metxas
3.380 Mensajes
NACHO_COOPER NACHO_COOPER
3.292 Mensajes

Eventos Vinculados

  • [2019] XXXIV ZURICH MARATON DE SEVILLA: 17 Febrero, 2019

Autor Tema: [2019] XXXV ZURICH MARATON DE SEVILLA  (Leído 18428 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

28 Febrero, 2019, 11:10:31 am
Respuesta #56
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.379
  • Aplausos: 74
    • @julianigle11
Muy bien Mangli, David, Juan Carlos y Jose (ambos).
Enhorabuena.
« Última Modificación: 28 Febrero, 2019, 11:42:19 am por Julián11 »


28 Febrero, 2019, 11:13:03 am
Respuesta #57
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.379
  • Aplausos: 74
    • @julianigle11
Mucha ilusión por poder llegar bien y pelear por mejorar la marca de 2018 aquí, mejor crono de los últimos 57 maratones, sub4h12m. Pero estas tres semanas desde Murcia no han sido afortunadas en lo deportivo, al menos. Las dos primeras tuve bastantes dolores de cabeza, además de bastante trabajo, y hasta el viernes 8 n pude empezar, la última semana tocaba dar mucha caña, para llegar con bastantes km, asegurar fondo y perder el peso que se había disparado (sí, otra vez, pase lo que pase de comer no paro). Pero el martes de la misma semana maratoniana, mucho dolor desde la noche antes (sin pegar ojo por los dolores) y visita obligada al dentista (y gracias que me hizo un hueco), resultado, me quitó dos muelas (ese peso que pierdo). No puedo entrenar el resto del día, imposible. Miércoles vuelvo a levantarme con dolor de cabeza, me hace pensar que es cosa de las gafas. Voy al oculista, y efectivamente, se habían quedado con una graduación que ya no tengo (en todo lo que tuve trabajo extra las semanas anteriores, requería forzar la vista, y si ya tenía yo más dioptrías que las gafas, ese fue el resultado). Jueves pocas ganas, pero salgo y 22km más 3 horas de elíptica en doble sesión, que me acaba costando y no puedo (o creo que no debo) repetir el viernes, viéndome mucho más justillo (19 km y 40 minutos).

Sí, lejos de la intención inicial, que sabía que era difícil, pero tampoco me quedé cerca. Al menos, algo sí maquillé el tema peso. Y espero que el fondo haya mejorado también. Sería mi 5º en Sevilla, siempre por debajo de 4h30m, 4h21, 4h10, 4h29 (lesionado toda la prueba, orgulloso de esa carrera) y 4h11. No me veo bajando de 4h30m. De hecho, aunque eso me pasa más veces de lo que nadie cree, no me veo con ninguna seguridad llegando a meta, tal vez sea defecto mío, pues siempre acabo llegando. Cuantos más maratones llevo más difícil me parece acabarlos (más fácil veo conseguir buenas marcas –caso de perder peso- que acabarlos).

Sábado viaje a Sevilla, coincido con Juan Carlos de forofos en el tren. Y luego en la feria, desde Luis Arribas presentando su último libro al público de la feria, a Patxi Villoria, Mario, Dani Quintero, David Mateos (marchador ya permanente lesionado, que está trabajando con New Balance), y más que me dejo. Voy a comer (en mi opinión entá muy bien la comida de la pasta, y muy tranquila a primera hora, en lo que a colas se refiere), y me siento con Carlos Gagarin y un amigo suyo, y por allí luego Roberto Correbirras y Nan, Alberto Costilla, Manolo Rico, está muy bien, al final mira uno para todos los lados aunque a ninguno con atención por si he ignorado sin saberlo a alguien. Llega el momento de irse de vuelta al apartamento, más cargado, porque he recogido la bolsa del corredor de Alex Seara, que no puede hacerla por lesión, pero quiere tener al menos el dorsal y el cortavientos, ya que pagó. Por la tarde dolor en la boca, aunque no muy fuerte, a nivel aceptable para la prueba (sin dolor, mucho más aceptable, por supuesto).

El tiempo va a ser soleado (el sábado estaba nublado), y la temperatura desde 8 grados en salida hasta unos 18 en meta (la mía, 12 o 13 para la de los kenianos). Si hay viento, será muy poco. Y veremos qué tal le sienta el nuevo recorrido a la ciudad, al público y a los corredores. Aunque sea algo largo, iré dando un paseo (unos 30-35 minutos) hasta la salida. Me temo no me guste el resultado final, pero tengo la esperanza de consolarme al acabar pensando que lo he hecho lo mejor posible, dándolo todo).

Mañana de la carrera, sobre las 7:30 salgo y coincido en el portal con un par de chicos de Salamanca, que están en otro apartamento de la misma casita (de esas con patio interior). Es su primer maratón, hacemos bastante camino juntos, mientras empieza a clarear el día, les recrimino que muy mal Salamanca, se extrañan un poco, y les aclaro que muy mal por no tener maratón. Al final, estamos llegando a la plaza Nueva (creía que estaría allí Physiorelax y contador de km pues ponía que estarían en km 40, supongo que lo montarán más tarde.. A la altura de la Giralda está el arco donde el Sevilla estará animando creí haber leído que estarían en el 41), al acabar la calle de la Giralda veo el stand morado, es allí donde está contador de km, que ya ronda, mientras acaban de montarlo todo, raro es el grupo de corredores en el que alguno no se desvía para saludarlo (las chicas con abrazo y beso, espero que la viuda de Ángel –contador de km- no lea esto, y si lo lee que no lo entienda o no sea muy celosa). Nos saludamos algo, y echamos 100 gramos de risa, menuda se va a liar por ahí más tarde).

Llego a la zona de guardarropa, saboreando el ambiente (aunque con moral floja, pues sé que no me va a gustar mi carrera). Llego hasta la altura del guardarropía donde debo dejar mi bolsa. Me pongo primero bien de vaselina y algo de gel para calentar las piernas (aunque viniendo andando han calentado lo suyo, más de 3 km). Dejo la bolsa y tras un par, al final tres, pises llego a la salida (ojo, porque hay un trozo), es la calle paralela, pero he de ir hasta el fondo del guardarropa y luego girar hacia la de salida, a donde llegas por el final, y hay un trozo. Lo aviso por si alguien va el próximo año.

Entro ya en la zona sólo para corredores, allí está el grupo de Aefat, y saludo a Spiderabel, que siempre corre con ellos, en los maratones que coincido. Marcho a los cajones delanteros, aunque atrás no se oye, los primeros han salido, así que voy hasta casi el primer cajón que se puede, entro enseguida pasamos por la salida, 4 minutos y poco con respecto al pistoletazo inicial (luego veré que 415s). Justo un momento antes de dar la salida, me ve el speaker, Juan Garrido (siempre voy muy pegado a un lado), Juan Garrido, y mención sobre el marchador, yo encantado, pero con la cara haciendo juego con la camiseta (coloradas ambas), agradezco sonriendo y pulgar en alto, ya he pasado por su altura y aún me está mencionando. Se hace raro salir en Sevilla con todo a tope de público. Es como un baño de masas, procuro ir fuerte, y tengo la sensación que no me puedo quitar ni el pulgar arriba ni la sonrisa (no es de joker, no es forzada, es de estar abrumado con tantos ánimos).

De tantos ánimos, unos cuantos (más de los que podía imaginar) son de gente que ya me conoce, al menos la impresión que me da. Ya antes de llegar al km 1 estamos haciendo el tramo que volveremos a cubrir del 12 y algo hasta el 16. Procuro no descentrarme en imprimir ritmo, y creo que no lo hago, pero la realidad del crono es dura, 6m13s el primer km (y hay subida que sirva como excusa). En mi caso, suele ser un fiel reflejo de lo que me espera Bueno, es lo que hay, me toca hacer lo mío, apretar todo el tiempo sin desfallecer, y no dejar de disfrutar de público y recorrido, que en ese aspecto promete mucho este maratón.

Km2 6m25s y lo único bueno es el saludo de muchos corredores, varios diciéndome que qué tenía yo con el speaker (por la cacho mención en la salida), Jose Atlético, Juan Carlos de Forofos, Jose Sevilla, también de forofos. También algún corredor me dice que me lee en twitter (me parece que le da vergüenza que lo sepan otros, y por eso no eleva la voz). Hasta casi llegar al puente de Arjona (paso subterráneo) podemos disfrutar de público, eso se agradece un montón, el resto de tramo hasta cruzar por el puente de la Barqueta al otro lado, no hay casi. No vamos estrechos, aunque aún estemos en pelotón, es una calle ancha.

Llegamos al puente y cruzamos, otros años era momento cumbre, en él hacíamos el km 40. A continuación seguimos el mismo circuito de otros años, y pasamos el avituallamiento del km 5. Dan botellas de agua, el resto será en vasos, que al ser cada 2,5 km y durar bastantes metros las mesas, no me parece mal. Lo que sí me paree mal es el crono, apenas 2-3 segundos por debajo de 32 minutos. Así que me toca tratar de forzar en lo posible,  como es norma habitual.

Salvo algún tramo, en Triana tampoco hay casi público, vamos en familia y sólo se oye el hablar entre corredores, como mucho van frescos y a ritmo pueden. Aunque vaya lento, no voy a ritmo, estoy dando lo que puedo. Sí hablo con algunos que me comentan cosas, que si hago toda la prueba marchando, si es mi primer maratón (decir si es mi primera vez queda feo), me pasan también de Avapace, otro proyecto en el que corren con un chico en silla de ruedas, hay muchos grupos que lo hacen en esta carrera (cojonudo), los más conocidos son Aefat y Carros de fuego, individualmente también, el más conocido el de Pablo Roas con su padre, son tremendos (este año no llego a verlos, van por detrás y en esta carrera no hay cruces de corredores). No sólo le dan mucha vida a la prueba, sino que convierten muchos sueños en realidad, es una de esas cosas que ha traído esto de los runners, que es muy positiva y 200% inclusiva.

Pasan los km y estoy deseando llegar al 12 en el que volveremos a cruzar otra vez el río, el Guadalquivir. Deduzco que llevo un ritmo bastante regular, pues bastantes de los corredores a mi alrededor son los mismos durante varios km. Volvemos a coincidir circuito donde antes pasábamos el km 3. Es la zona que más público veo, pasan km y ya estamos en el 10. 1h04m05s. No hay mejora, aunque el empeoramiento es escaso. Tengo la duda si estos parciales irán a peor, o al ser tan flojos, pueden mantenerse toda la prueba. Al menos, sí veo que estoy en carrera al 100%. Pensaba, incluso, que cómo iba yo a poder acabar la carrera con lo malo que soy (sí, lo pienso mucho, o lo que es peor, lo siento así, me suele salvar las ganas de participar, de vivirlo, que tengo), y no por lesiones (eso cuando pasa, pasa a cualquiera). Ahora veo que soy capaz (al menos hoy) de atacar la prueba con fuerza (por lágrimas que me resbalen por dentro de saber el crono que voy a hacer).

Km 11, y ya no debe faltar mucho para cruzar el río, otro avit en una calle con bastante gente, no me extraña, es paralela a la calle Betis, por la que suelo pasear muchas veces cuando estoy en Sevilla y cruzo el río. Aunque en mi casa hemos sido siempre más del Sevilla, siempre he sido muy del Betis manquepierda, y me acordaba de un amigo de Madrid, Bienve, que no tiene mayor pasión que el Betis, en otras épocas por radio, ahora por los canales digitales, no se pierde ni un partido, que yo sepa, ni uno. Me encantaría que pasara el maratón por la calle Betis, pero a estas alturas de carrera es imposible, por lo estrecha que es y lo agrupados que vamos. Giro al puente ya y km 12.

Otro de esos vicios tontos que tengo, me encanta cruzar los puentes de Sevilla, y si es haciendo el maratón ni te cuento. Antes era km 5 y algo, ahora vamos buscando el 13. Alguien en el puente me anima por mi nombre, me suena que me conoce, yo que voy pendiente del crono, de no tropezarme (el pegarme un morrazo es marca de la casa, en 2016 no bajé de 4h10m por la leche que me di a los pies de la Giralda, aunque también me sirvió para levantarme con la adrenalina recargada). Desgraciadamente no creo se puedan pasar muchos puentes en el futuro en esta prueba, pues además siempre tienen algún desnivel, y eso en los maratones muy llanos penaliza crono de las élites. Se acaba el puente en ligera bajada, ha sido un gustazo tanta gente animando, y ahora no va a ser menos en un par de km. Hasta casi el 14. Mi mujer me estará esperando en la torre del Oro, para animar y darme algún gel.

He procurado pillar lado derecho, por Ana, y no me ha costado, pues es muy ancha la calle, y eso hace que no vayamos ya tan agrupados como en km 1. Es tremendo, muchos ánimos, de mucha gente que ya estaba en el primer paso. Una mujer con sus dos hijos ven al padre que va delante de mí, y se ponen a correr con él, animarle y ver qué tal va, no puedo pasar, pero el corredor mira atrás me ve y les hace apartarse. A pesar del momento estupendo que vive, se da cuenta que puede impedir paso, no pasa siempre que se fijen, se lo agradezco y paso rápido, para que puedan seguir esos metros juntos. Muy pendiente de donde estará Ana (siempre procuro ir completamente por un lado, eso hace, puede ser, que reciba más ánimos al ir tan pegado al público). Tengo la suerte que me dicen de todo (de todo lo agradable, claro), así que la sonrisa va siempre casi dos metros por delante de mí. En algunos momentos los ánimos dan ganas de rodear la calle y volver a hacer el mismo tramo, para disfrutarlo repe. Supongo que como lo doy todo, aunque vaya mucho más lento, se percibe que voy a toda leche, por las cosas que oigo. Alguna bastante divertida, aunque no la recuerde luego. Y ya veo a Ana, que me hace foto y me anima, luego corre a mi lado dándome el gel y un poco de agua. Tremendo entre sus ánimos, y los de la gente, moralmente me siento de élite, con la diferencia de que yo voy a tener cuatro horas largas para disfrutar de ello, y los cracks apenas dos y algo. Volveremos a vernos en km 23 en Luis Montoto, antes de llegar al giro hacia Kansas City (la calle, la ciudad pilla demasiado lejos, especialmente si vamos por circuito de asfalto). Buena zona también de chocamaning, va a haber bastante durante la prueba.

Bien hasta el 14 en el que sé que nos quedamos solos. Procuro dar la caña posible, pero mis parciales no están por la labor. Ni que decir tiene que mi gps se ha vuelto a enemistar con los puntos km marcados, y se están distanciando cada vez más (no hay manera de que se hagan amigos). Km 15 en 1h36m29s y por detrás oigo mi nombre. Esto es un horror, me suena la voz, pero no la reconozco, hago balance de conocidos que queden por pasarme. Al final llega a mí, es Alberto Costilla, por supuesto cámara en mano, va con Ángeles, parece que van a hacer el maratón juntos, y él como experto la lleva los ritmos y consejos. Está un rato más o menos a mi altura, hasta que se va por delante. Después de pasar el puente de la Barqueta me viene terreno desconocido, no ya como maratoniano, sino como paseante también, son zonas de Sevilla que no conozco, aunque sí veo que en momentos se repiten alguno tramos que hacíamos entre km 10 y 13 antes (más o menos), curioso que al no estar a la msima altura de carrera, no hay la misma animación en algunos (el km 10 antes, sería por ser punto de control, pero tenía bastante gente).

Vamos buscando el 20 y regresando dirección estación de Santa Justa. Así llegamos al km 20 en 2h09m28s. Sí, efectivamente es un horror, pero es lo que tengo hoy, la media no bajará de 2h16m, y así es, la paso en 2h16m45s. Están pasando los km ya a un ritmo superior a 6m35s (gps me da parciales de menos, pero ya he comentado la enemistad entre ambas mediciones). Bueno, ahora ya es a descontar, reconozco la zona, pues estamos llegando a José Laguillo. Se ve el edificio del gimnasio que hay casi esquina a la estación, y da moral. Procuro apretar pensando que vienen buenos km. Llegamos a José Laguillo y giro hacia la estación (en esa calle vi la final de 2010 del mundial (bueno, la prórroga casi que sólo vi el gol, me iba a dar vueltas a la manzana para no pasar más nervios allí dentro del bar, así que los pasé fuera, y con mi hijo pequeño -5 años entonces- que le parecía más divertido ir a correr a mi lado –otra cosa que considera que ha perdido la gracia-).

Al llegar a la altura del gimnasio, giro en dirección contraria a la estación. Ahí pasamos el km 22. Aunque quiera está muy lejos doblar crono (mejorarlo ni te cuento). Y giro izquierda a Luis Montoto, que este año lo pillamos empezado (en el km 35 haremos el tramo que falta ahora), me deja sorprendido porque pillamos el lado derecho, cuando antes íbamos mayormente por el izquierdo, pero además no hay casi público, en cuanto vemos gente es porque hay un bar y están de pie fuera mirando o sentados en la terraza desayunando al sol. Sí, porque por si no lo he dicho antes, aunque ha habido algunos tramos con nubes al inicio, el sol ha llegado para quedarse, y para ponernos las piernas morenas (como las de Cass, la chica más guapa de la ciudad), que en mi caso ya es broncearse sobre bronceado. Me deja un poco chuchurrido por dentro (sí, más) que no esté llena esta calle (he de tener en cuenta que al ir más lento, también puede ser que haya estad más llena antes (aunque salvo el tramo final, lo dudo). AL final veo a Ana, siempre sonriendo y animando, me da otro gel, que abriré al poco en el avit que hay a 300 metros. Ya antes de girar a Kansas city sí hay más público, diría que unos cuantos son seguidores de corredores, pues ya les he visto antes, muchos ánimos y mi nombre suena varias veces. En la esquina contraria están girando los que llegan al km 27 (antes eran km 17 y 27), así que no me faltará mucho para volver.

Ya en el avit se oye al grupo que hay tocando el el giro a Kansas City, empiezan la canción 500 MILES, y claro, toco a arrebato y me esprinto motivado, que además ya sé que se me caerá el ritmo en Kansas City, alcanzo a tres corredores veteranos que antes ya han estado hablando conmigo, me hizo gracia, porque me comentaron que les habían dicho que yo había subido el Veleta, les confirmo que sí, los últimos tres años y me preguntan por el crono y eso, alguno lo hizo, aunque más lento que yo, ellos tienen más años que yo, alguno comenta que suele hacer podio (entiendo que en el Veleta). Siempre tengo a la vista a Alberto (con la sombrilla con la bandera española se le ve de lejos), intento forzar más el ritmo, y dejo a mis queridos tres veteranos por ahora por detrás de mí. Intento llegar a él, o que no se me aleje más. Con el recorte, Kansas City se hace más llevadera. Ya fuera de ella, km 25 en 2h43m08s. Sí se va bastante el crono, y aunque ligeramente, cada parcial es peor que el anterior, aunque ahora ya adelanto más de lo que me adelantan. Antes del 26 alcanzo a Alberto (bueno, casi), porque se para a hacerse un selfie con un  francés con el que hablaba. No llego a pillarle, pero sí adelanto al francés, que hace un sprint y me alcanza para preguntarme si era yo el que hizo los 6 días de Francia, le digo que no, que sólo hago maratones (imagino que se refiere a Bernardo José Mora, mejor ultra marchador de siempre de este, nuestro país).

Ya estamos en Avenida Andalucía que luego continúa como Luis Montoto. Km 26 y buscando el giro del hotel Meliá Lebreros. Allí he pasado multitud de noches, semana santa, pero sobre todo en verano, en que estábamos muy tranquilos con un súper piscinón y precios que eran muy asequibles. Se hace el giro, me parecía ver que había algún grupo de animación o una banda tocando en los planes, pero está más vacío que el año pasado (también es cierto que llevo peor crono, y el público va menguando cuando más atrás vas, también hay menos generalmente para los primeros, en un maratón popular). Poco después de dejar atrás el Corte Inglés (enfrente del Lebreros, esta vez vamos por ese lado) está Ana. Debe estar aburrida de ver que no tengo quejas raras, me inmortaliza con el móvil y no deja de animarme, algo de agua bebo también, que a lo tonto está pegando bien el sol.

Ahora toca larga recta, en la que hay público casi siempre, más cuando hay cruces, animando ellos y sonriendo nosotros. Es larga, pero llevadera, al dejarla ya empezamos a dirigirnos al campo del Betis, paso del km 30 en 3h17m07s. Ya comienza a haber más de uno andando (los hay desde el 15, pero ya pasado el 27-28 sube bastante la cantidad de corredores que caminan, unos será por cansancio, otros por calambres y molestias musculares, y también me temo que alguno lo hace para hablar más cómodo por el móvil. Lamento ver que mi crono, poco a poco va a peor, puede que ahora, cansancio aparte, el calor esté ayudando a ello. No es nada desagradable cuando puedes pillar un tramo de sombra. Pero ya llegamos al campo del Betis, en ese cruce siempre hay mucha gente, mayormente de la parroquia verdiblanca, y como hoy hay  ahí punto de animación, pues bien llenito está. Hay un arco y los béticos con su mascota (imagino) animando en el centro del mismo, chocando manos con todos. Allí tienen montada su fiesta, y lo agradezco doble, en parte por nosotros y en parte por lo bien que se lo está pasando todo el público ahí. Alguna molestia sí tengo en la boca, pero nada que me impida o me haga pasar un calvario (hoy es día de disfrutar).

Creo que es en este punto, donde el speaker mencionando que voy marchando, comenta que todos los sistemas son válidos para completar el maratón. Ahora sólo hay que aguantar la recta, larga, que nos va a llevar a entrar al parque de María Luisa para dar otra vez la vuelta de honor a la plaza España. Tarda en llegar, la recta además de larga es calurosa, sin sombra alguna, y castiga lo suyo, procuro evitar perder ritmo, forzándolo una y otra vez. Este año, al irnos acercando, estamos llegando a la zona de meta por detrás, dan ganas de quedarse, pero muchas más de poder disfrutar de los mejores km que aún nos quedan, eso sí el cuarto de kilo de envidia por los llegados, no nos lo quita nadie. Esta vez es mucho más directo el camino a la plaza de España, donde me quedo a 40 metros de alcanzar a Alberto (no he dejado de verle en todo momento, entre 80 y 160 metros me ha debido llevar), que ha ralentizado para hablar con su mujer, Maite, que también ha estado en ese punto para animarle y fotografiarle. Me ha parecido que este año había menos fotógrafos en la celebérrima (que ganas tenía de usar esta palabra, me apetecía, a saber el motivo) plaza, igual me cuelo, o simplemente que para cuando he pasado yo están ya todos los fotógrafo inmortalizando tapitas en el interior de su cuerpo. Salimos, y es una pena, a ver qué se le ocurre a la organización otro año, para disfrutar más metros de la plaza España, nada más salir alcanzo a Carlos Gagarin, que va hablando con una chica polaca, que está haciendo su primer maratón. Le digo que el de Varsovia está muy bien, también, y que si puedo lo repetiré este año.

Tampoco tardamos nada en salir, estamos por el km 34, este tramo no lo conozco, he tirado hacia adelante con todas las fuerzas, porque no puedo dejar que se me duerma más el ritmo. Como la salida está también muy pegada a meta, está por allí David Sánchez de forofos que me anima. Me da algo de vergüenza, pues así a ojo hará más de una hora que pasó por meta (efectivamente, pues hizo 2h45m el chavalín, enhorabuena, aunque no sea MMP). Otro avit, el agua no la perdono, procuro siempre darle las gracias a los voluntarios (hay de todas las edades, pero lo que más chavales jóvenes (no voy a poner chavales y chavalas, los incluyo a todos), además de tener siempre algún vaso en las  manos para nosotros, aunque no paremos de pasar durante varias horas, tienen en su voz palabras continuas de ánimo, y los ánimos en un maratón también alimentan, y mucho. Incluso las repetidas veces que me llaman Juan. En ese avit estaba parado Alberto (se para más que un reloj roto), ya no sé si por charrar, por hacer fotos, o porque la chica, Ángeles, ha tenido una parada técnica.

Vamos ya camino del 35, donde estará Ana, el calor debe notarse más, porque menos de 700 metros después del avit ya estoy deseando beber, seguro que Ana me dará algo de agua. Ahora estamos yendo a la par Alberto y yo, creo que está esperando para que nos alcance Ángeles (o no, no lo sé). Es un momento ideal para anunciar alguna crema bronceadora, si Aneto nos pone a caldo en las bolsas del corredor, alguna de protección 115000 tampoco nos vendría mal, y toda esa publi que se harían. Llego al 35 y Ana nos hace foto a los dos juntos, y luego Alberto se pone a correr (vamos, que conmigo iba a trote gorrinero), para hacernos foto con Ana corriendo a mi lado, que ha dicho que no tenía ninguna, sí me da agua (y los ánimos, que voy estupendamente servido de ellos durante toda la prueba), que bebo y me echo (eso me ha costado varias veces en carrera casi pararme y ralentizar mucho el ritmo, para fijar los imperdible, pues el dorsal mojado se caía a trozos, casi) y a afrontar los últimos km con muchas ganas, giramos en Luis Montoto a la izquierda (a hacer esos metros que faltaban en el primer paso), a la altura de los restos del acueducto (casi son 4 piedras de lo que allí hubo, pero desde la primera vez que las vi, me gustaron y les tengo cariño), tramo corto con algún señor del público que me mira como se mira a un futbolista que no protesta nunca (bicho raro), no digo nada, pero me alejo con la sonrisa puesta, giro derecha y ya pillamos la calle que nos llevará hasta la Macarena, no digo el nombre porque tiene 6 o 7 durante su recorrido, empieza en los jardines de Murillo como Menéndez Pelayo, y luego va cambiando de nombre todo el tiempo para mayor martirio de los carteros.

No, no me he olvidado de dar paso del km 35, simplemente me hacía el loco. 3h52m47s ha sido, aunque estoy pasando más gente de la que me pasa (pocos me adelantan ya, no sólo por mi excelsa calidad, es que tampoco deben quedar muchos por detrás), hay más gente paseando por esta calle que de público (normal, el calor fastidia), cuando hay algún tramo con sombra por la derecha, procuramos pillarlo, que ya deben estar muy mucho morenas las piernas. Km 37 y al final (se me ha hecho largo) llegamos a la Macarena, ahí al lado en el hotel Exe estuve un par de veces en verano, ya sé todo el recorrido hasta el 41 de memoria (no hay examen, así que no me sirve para sacar nota). Paso por el 38, ya hace algún km que sé que ni bajar de 4h40m, pues voy a 7m08s-7m12s el km (menos por gps) y con el calor, supongo que ya está bien con aguantar sin perder mucho más, aunque ya me fastidia ir a 7 minutos. Ya se me ha alejado algo extra Alberto Costilla, entre eso y que no vuelvo a mirar ya no le veré hasta después de meta. Ya estamos llegando a la Alameda de Hércules, antes era km38 a 39, y ahora también. Está bastante llena, porque pasamos, pero sobre todo porque está repleta de bares, de hecho ya hay algún corredor cervecita en mano disfrutando del post (debería estar prohibido a los corredores beber cerveza delante de los que aún no son finishers, eso es ensañamiento). La atravesamos con ligerilla subida, y al acabarla el letrero del km 39. Continuamos por calle Trajano, aquí un poco mejor de ritmo, o esa sensación da, pues es estrecha y cae sombra. Cruzamos la Campana y por calle O’Donnell que está siempre llena de gente paseando, caen más ánimos y algún corredor que los pide y nos los dan.

Llegamos a la plaza Nueva y con ello el letrero del km 40 4h28m51s. De moral muy bien, muchos ánimos e incluso más de una persona que me conoce, debe ser por el calor, que los ánimos le refrescan todo a uno, es una gozada. No he visto en toda la prueba problema de acabarla (esa no es mi intención principal, para mí lo más importante es hacerlo lo mejor posible, desde el primer metro hasta el que hace el número 42195), a pesar de los miedos (justificados, creo yo) que tenía antes de hacerla. No sé cuán hermosa es mi sonrisa, pero la llevo puesta todo el tiempo. Ahora ya en la avenida de la Constitución, casi ante la Giralda, hay poco público, bastante gente, eso sí, paseando por el lateral, hay un arco del Sevilla, y antes de llegar dos chicas del Betis ondeando su bandera sin dejar de animarnos a ninguno. No veo gente del Sevilla (yo veo poco, ya se habrán ido a tapear a estas horas, o cualquier otra cosa es posible), continúo, porque al final estará contador de km. Se ve bastante gente. Al acercarme veo que me equivoco, no hay bastante gente, está todo el mundo allí (gracias Physiorelax por ello).

Distingo a Ángel, y cuando me acerco, él, que está a mil cosas a la vez y sin descontrolarse, empieza a cambiar el tema de su oratoria, y se explaya para mi mayor sonrojo y honor, conmigo y mis varios maratones terminados,  y aún más y mejor, el #dorsal32 de Fernando Leira Almagro, choco la mano al pasar, el ambiente es espectacular, y lo único que me faltaba con el sobrepeso que llevo es hincharme más con sus menciones al micro, allí mismo al girar tomo curva, y me doy cuenta que me van hablando varios corredores, lo malo de que me trate tan bien es que ese espacio de tiempo (corto, porque me sube tanto la adrenalina que seguro que iba a toda leche). Una pasada, muchas gracias señor Ángel. Ya las pulsaciones van disparadas, normal. Ahora la recta que nos deja en el 41, es que no queda nada. Trato de re-esprintarme, aunque me quedo con la sensación de no poder, en realidad no es que no pueda, es que ya lo llevo haciendo varios km y soy incapaz de acelerar más. Voy a mi tope, seguro, aunque no dejo de intentarlo. Ya quedan 600-800 metros y por un tramo de sombra nos acercamos al paseo de las Delicias donde está la meta. Muchos corredores vienen en dirección contraria, ya de vuelta a su hotel o casa, nos animan, y recibo más ánimos, supongo por la imagen de ir al máximo de revoluciones que debo dar.
Es algo especial, recibir ánimos de los demás corredores, eso sí que cualquier corredor que lo lea lo comprende.

Giro izquierda y atravesamos una glorieta, ya vallado, para entrar en el paseo de las Delicias, 42 km después. Ana está a la izquierda, pero eso es un spoiler para mí, porque me entero luego cuando me lo cuenta, supongo que voy muy  cerca de la valla y el público se vuelca, que me la ha debido tapar alguien. La sonrisa no la pongo, porque ya ni sé los km que lleva fija ahí, el pulgar también va bastante levantado, que lujo llegar así a meta (aunque la marca me encrespe por dentro), todo esfuerzo vale la pena por vivir esto, creo que nos corredores a mi derecha se están diciendo que vaya ganas que tengo de ganarles (a edad, o me ganan, o así así estaremos), por el esfuerzo que hago, no me paro a explicarles que aunque no estuvieran el sprint iba a ser el mismo. Ellos están en su derecho de entrar en meta tranquilamente y hablando de lo suyo, y yo de entrar como si me jugara algún puesto importante o mejora de marca

Hay 3 speakers en el camino a meta, el segundo es Juan Garrido, que me mencionó en la salida (si no me equivoco), y que al verme vuelve a hacerlo, ahora voy más por el centro, por saludarle a él. Me vuelve a dejar muy bien, y así llevo toda la recta, oyendo aplausos como si fuera un Jesús España o alguien así (ya, ya sé que ni lo soy, ni estoy cerca, pero me hacen sentir eso), y así llego hasta la línea de meta. ¡Qué día más piruli chuli!

Sí el tiempo malo 4h44m04ss (no sé por qué, a muchos nos han dado luego dos segundos más oficiales). Tendré que mirar el lado bueno, y pensar que he mejorado en tres minutos el resultado de Murcia. Me alejo algo de la salida, para poder desahogarme tranquilo, alguien se acerca a preguntarme sii estoy bien y enseguida digo que sí, gracias. Pro esta vez me pilla Alberto (2m30s me sacó al final, a nuestros ritmos de hoy 400 metros o algo más) y me hace foto, me dice que no me ponga así, le digo que solo me estoy desahogando, pero toca parar, mucha tensión, aunque no lo parezca, he aguantado bastante bien la prueba, mejor de lo que esperaba, y tan lento como me temía.

Ahora toca andar hasta el fondo. Que hay un trozo, para salir. Recibo medalla (la acaricio con las mejillas) y sigo andando dan bolsa de avituallamiento final, manzana, naranja, una barrita y agua y Powerade, creo. Voy hacia la salida y veo el camión de Cruzcampo, CERRADO, me acerco y está preguntando otro corredor, le confirman que se ha acabado la cerveza, y de eso hace ya una hora o más (vamos, que ni siendo sub4h por los pelos habríamos pillado). Un disgusto, no sé cómo sacarme esa mala espina. Así que les pregunto si era cerveza o cerveza con limón, me confirman con limón. Qué alivio. El disgusto que me estaba entrando, lo siento por algunos, pero en mi caso no varía nada que haya o no cerveza con limón (sin alcohol e isotónicas son ya temas que no voy a sacar en esta crónica, que pretendo hacer en tono amable y sin amarguras).

Voy al guardarropa, qué lejos está, entre el calor (23 grados en línea de meta, eso en febrero es una burrada cuando vives en Madrid, o sitios más fríos) y las zapas (que se han portado como unas campeonas las NB Fuelcore 5000), estoy desando llegar ya al guardarropa, pues allí tengo dos latas de cerveza y las chanclas. Cuesta, se hace eterno (es que hay una tirada), llego, pillo la bolsa y me siento, lo primero eliminar penalidades para mis pies, lo segundo eliminar penalidades de la lata de cerveza. Pongo n mensaje a Ana de donde estoy y viene a buscarme. Descanso un poco y me acabo la lata sin prisas. Como no he tomado el masaje (no lo he visto, seguro que estaba). Llevo otra lata, la llevaba por Dani si le veía (suponía que no, llegando una hora antes) o por mí, pero no la abro. Empezamos a irnos, estoy nervioso, pero más o menos feliz, haberle podido pelear al maratón los 42 km a pesar de todo está muy bien (para mí). Le digo a Ana que demos pequeño rodeo para agradecer al speaker el trato, cuando por fin me ve, le hago gestos de agradecimiento y aplauso, pero me llama con la mano que vaya (no pretendía eso yo, qué vergüenza, me da siempre), y me pone con él al micro, explica que hago bastantes maratones marchando y cómo funciona la marcha, ya que me traten mejor debe ser pecado.

Ana encantada, de que me traten bien, y de ver cómo me pongo de colorado (es por hacer juego con la camiseta). Dice por qué camino volver y le digo que mejor pasamos por la Giralda, que es más chulo. La dejo claro enseguida (no soy cruel) que es por si aún está contador de km, para darle la lata y las gracias. Llegamos (haber pasado por donde ya lo hice dos veces en la prueba es especial, bueno, es que aquí todo me parece especial). Sí está Ángel, y me saluda, llevo la cara de felicidad, y voy a ver si le hago sonreír, dándole la lata. La saco de la mochila y se la ofrezco, mira sorprendido y lo agradece, pero e n cuanto la coge alucina porque está muy fría (vergüenza me daría llevarle cerveza caliente a nadie, por mucho que le guste el caldo Aneto). Le explico la receta para que esté fría y se ríe, no puedo reproducirla aquí por cuestiones de derechos de autor. Lo malo es que dos compañeros de fatigan también tomarían una, pero no llevo más (lo que me ha costado no beberla yo por el camino, no está escrito). Pasa un chaval y le saluda, y le empieza a contar su maratón, dolores y eso. Y le digo a Ángel si le contamos un maratón entre los dos, pero no se atreve. Nos hacemos fotos, reposando mi medalla sobre su hombro y nos vamos, otro año si lo repito tengo que llegar allí con 4 cervezas (ellos 3 y yo).

Ya puestos al lado de la Giralda, llamo a Dani Soriano, habíamos quedado para comer, pero eso al final cambia muchas veces. Paso tan por debajo de su hotel, que baja un momento a saludar, a él ya le han invitado a cervezas, y después de un rato continúo al apartamento, no sabiendo bien las calles, lo he bordado, he ido por el camino más corto (Ana ya creía que nos habíamos vuelto a perder), ducha rápida y a comer, a los Hnos Gómez, tres jarras de cerveza, ración de patatas fritas, media de solomillo al whisky y la mayor parte de otra media de calamares, y más feliz que una perdiz, vuelta al apartamento, que entre caminatas y maratones 55 km han caído hoy.

Deseando volver, a disfrutar casi tanto como en este día. Y si puede ser en condiciones de mayor rapidez y menos lastre de grasa, mucho mejor. Gracias Sevilla, por tanto color especial que nos das.
28 Febrero, 2019, 13:18:21 pm
Respuesta #58
  • Abuelo
  • ****
  • Mensajes: 120
  • Aplausos: 8
¡¡Enhorabuena Julián!!
Muchas gracias por incluirme en la crónica.
Un placer haber pasado un rato de charleta contigo en el tren.
Y también de verte durante los primeros kilometros.
El calor para los que hemos estado entrenando en Madrid fue un handycap.
Aún así bajaste de tu crono en Murcia.
Felicidades
01 Marzo, 2019, 15:32:58 pm
Respuesta #59
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.379
  • Aplausos: 74
    • @julianigle11
Muchas gracias Juan Carlos, siempre dando ánimos. Tú sí conseguiste la marca que buscabas.

Noticia boma/irritante/divrtida del maratón:

Había un sorteo de New Balance, para quien en meta mostrase en un stand de New Balance que había disputado la prueba con unas zapas de la marca.

Uno para chicos y uno para chicas (que yo eso no lo vea equitativo, es lo de menos).

Pues después de hacer el sorteo, el ganador ha quedado descalificado.
Había 3 corredores con ese dorsal (se entiende que dos de ellos con dorsal fotocopiado). Y el premio pasa al primer reserva.
Comentarios los hay de todos los tipos
https://twitter.com/valenzuela2704/status/1101383043196047361  por aquí hay hilo en twitter con datos y comentarios.
El premio era viaje a NY, más hotel y dorsal para el maratón, que no es moco de pavo.
Ya la credibilidad como deportistas o compañeros de maratón queda arruinada, por decirlo suave.
Veremos como acaba, si puede aducir alguna disculpa, pedir disculpas o esconderse en el hoyo. Esto lo perdonan los corredores mucho menos que recortar.
Al fin y al cabo, mucha gente puede hacer el maratón sin dorsal, que no está bien visto, pero al menos no es estafa.
Atento a ver si hay novedades en la dirección que sean.
Hoy a las 18:58:55
Respuesta #60
  • Visitante
01 Marzo, 2019, 15:47:02 pm
Respuesta #60
  • Abuelo
  • ****
  • Mensajes: 120
  • Aplausos: 8
Gracias Julián.
Mi objetivo no era gran cosa.
¿Fotocopiar un dorsal?
¿y encima en una maratón?
Me parece extraño, la verdad.
He visto la imagen y en realidad está muy bien fotocopiado.
No concibo correr una carrera de esta importancia con un dorsal fotocopiado.
Yo llevo New Balance y cuando llegue a meta, el chaval me propuso para lo del sorteo, pero llegue tan cansado que le dije que ni Nueva York ni leches, je,je, je!!

También te puede interesar:



 

Temas relacionados

254 Respuestas
57700 Vistas
Último mensaje 05 Marzo, 2016, 02:41:31 am
por Grillo
85 Respuestas
42618 Vistas
Último mensaje 07 Marzo, 2018, 09:58:16 am
por Julián11
4 Respuestas
4560 Vistas
Último mensaje 29 Octubre, 2018, 18:43:03 pm
por Chusso
0 Respuestas
1391 Vistas
Último mensaje 12 Febrero, 2019, 00:10:15 am
por barcelona
15 Respuestas
11167 Vistas
Último mensaje 29 Febrero, 2020, 21:17:51 pm
por Admin