Bienvenido a FOROFOS DEL RUNNING

FOROFOS DEL RUNNING



 
 
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.
  • stats Total de Usuarios: 3.553
  • stats Total de Mensajes: 215.197
  • stats Total de Temas: 9.545
  • stats Total de Categorías: 6
  • stats Total de Foros: 96
  • stats Máx usuarios conectados (a la vez): 948

  • averages Mensajes promedio: 53
  • averages Temas promedio: 2
  • averages Usuarios promedio: 2
  • averages Media de conexión: 230
Bounce Bounce
8.184 Mensajes
runningbox runningbox
7.467 Mensajes
cheve cheve
6.542 Mensajes
Admin Admin
5.956 Mensajes
Amadablam Amadablam
5.333 Mensajes
yonhey yonhey
4.520 Mensajes
noclearpath noclearpath
3.563 Mensajes
brad brad
3.562 Mensajes
Patxi Metxas Patxi Metxas
3.312 Mensajes
NACHO_COOPER NACHO_COOPER
3.292 Mensajes
loading...

Eventos Vinculados

  • [2019] ZURICH MARATÓ DE BARCELONA: 10 marzo, 2019

Autor Tema: [2019] ZURICH MARATÓ DE BARCELONA  (Leído 2848 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

08 marzo, 2019, 12:27:12 pm
Respuesta #12
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.066
  • Aplausos: 18
¡¡¡ MUCHA FUERZA !!!
Que la disfrutéis y que, pase lo que pase, os volváis a casa satisfechos  choca!
08 marzo, 2019, 19:43:02 pm
Respuesta #13
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 265
  • Aplausos: 14
Mucha suerte chavales!!! que seguro que os va ir fenomenal y sobretodo disfrutad :yahoo: :yahoo:
MMP 05 km 19:34 (Medio Maratón de Madrid 2017)
MMP 10 Km 38:52 (10 Km. de Rivas 2018)
MMP Media maratón 1:24:23 (Media maratón de Valladolid 2017)
MMP Maratón 2:59:00 (Maratón de Sevilla 2019)
-------------------------------------------------------
Próximas carreras:
08 marzo, 2019, 23:14:35 pm
Respuesta #14
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 816
  • Aplausos: 22
  • Hay que ir a mas.
vamos que nos vamos en na......

Nos vemos por allí, chavales

Gracias a todos por los buenos deseos
MMP 10KM: Alcobendas Marca 17: 46:45
1ª MEDIA: MM Asics Madrid 2014: 2:03:44
MMP MM Madrid 2019: 1:44:20
1 Maraton RnR Madrid 2015: 4:04:39
Maraton Madrid 2019: 3:43:58
09 marzo, 2019, 00:54:23 am
Respuesta #15
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.343
  • Aplausos: 67
    • @julianigle11
vamos que nos vamos en na......

Nos vemos por allí, chavales

Gracias a todos por los buenos deseos
Buena suerte a todos.
Estaré pendiente de cuando me adelantéis, Esther y Pablo.
Hoy a las 07:26:45
Respuesta #16
  • Visitante

09 marzo, 2019, 09:27:13 am
Respuesta #16
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 988
  • Aplausos: 45
Mucha suerte y a disfrutar !
Todo hombre debe conocer sus límites
L'Hôpital
12 marzo, 2019, 22:34:50 pm
Respuesta #17
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 8.184
  • Aplausos: 419
  • No necesito alas para volar....
Otra maraton mas que ya esta finiquitada, esta hace la 21 en el palmarés, y ademas con un resultado totalmente sorprendente e inesperado por mi..... tras el paron de 3 semanas por lesion y la vuelta poco a poco a rodar, en el momento que empezaba a volver a sentirme mas o menos recuperado, otra vez toco paron de nuevo por sobrecarga en la pierna contraria. Asi que hize toda la preparacion sin series y casi sin tiradas largas, solo una de 24k el finde antes de la Media de Latina, en la que jodiamente hize 2h12min. Solo en la Media de Illescas el finde pasado me senti bien fisicamente, aunque presuponia que ya seria demasiado tarde. Ademas el dia pintaba que iba a ser duro, soleado y con calor. Pero vaya carreron que me salió....  ;DD

Espectacular la salida de esta maraton, a mi por lo menos me flipa ese momento con la cancion de Fredy Mercury y Caballé de fondo. Sali reservon, y como siempre hago los primeros kms sin obsesiones, ni ritmo pre establecido, ni nada..... disfrutando del ambiente y del paso de lugares emblematicos como la Sagrada Familia hasta llegar al km 15. Hasta ahi no fui en ritmo de hacer sub4 pero ahi aprox lo iguale, aunque tampoco lo buscaba mucho ni me obsesionaba, ya que con acabar estaria mas que contento. Sigo, y un poco antes de llegar al km 20, me aparte a hacer pis, tropeze y me calze una buena ostia. Codo y muslo con raspon, pero bueno, en caliente no duele asi que a olvidarlo cuanto antes. Tras el accidente, la media la paso en 1:59h y ya me hago un colchoncito de 1min. De ahi al 25 voy bien, me encuentro comodo y amplio a 2min el margen sobre el sub4, que aunque no era objetivo empiezo a valorarlo seriamente. Pero a partir de ahi empiezo a sufrir. Ya jodio mantengo el ritmo de 5:40 aprox hasta el km30 que me alcanza Gacelilla que habia salido unos minutos mas atras. El tramo hasta el km 35 se me hace pesado, voy haciendo la goma con Esther, pero a duras penas mantengo el colchon. Ya en el km36 tengo una crisis/muraco o como se quiera llamar, y ya Gacelilla se me marcha (carreron que se marcó, chapó  :hi: ) .....y ahi es cuando me he dado cuenta que si eres fuerte mentalmente a veces te mueves aunque no puedas. En mi mente rebota el objetivo de porque me apunte en un principio a esta maraton (aunque lo habia descartado semanas antes), que era el hacer sub4 en las 5 mas grandes maratones españolas (me faltaban dos antes de esta) y me digo "Tio, llegado a este punto no te puedes rilar, vamoooosss"..... y sigo y sigo sacando parciales a duras penas, con unos dolores de piernas terribles, y venciendo a todas las veces que ya la cabeza me decia que parase.... uffff que sufrimiento..... yo no se de donde sacaba las fuerzas sin haber entrenado.... que largo se me hizo llegar hasta el km 40.... a mi especialmente mas largo porque la otra vez que la corri enfilabas la temible Avda del Paralelo en el km40 y ahora es el 39, y si vas fundido, 1 km mas es muy largo...... y que largos los 2195 metros posteriores al km40.... no recuerdo nunca haberme exprimido tanto. Al final, pletorico y exhausto en meta,  pero un 3:57:49 final y objetivo conseguido

Me ha vuelto a gustar mucho la maraton de Barcelona, bien organizada, bien los avituallamientos, voluntarios de chapó, atentos, recorrido agradable a la vista en varios tramos, tiene animacion.... quizas lo peor el alargue por la Meridiana, sobre todo el tramo final, pero en general, gran maraton y buena ciudad para perderse un finde.

No hay dos sin tres, asi que la hare de nuevo alguna vez....  CHACHI
« Última Modificación: 12 marzo, 2019, 22:40:46 pm por Bounce »
MMP 10K: 48:45 - SAN SILVESTRE VALLECANA INTERNACIONAL MADRID 2015
MMP MEDIA MARATÓN: 1:45:12 - MEDIA MARATÓN ALCALÁ HENARES 2016
MMP MARATÓN: 3:52:05 - MARATÓN DONOSTI 2018
13 marzo, 2019, 09:35:26 am
Respuesta #18
  • Abuelo
  • ****
  • Mensajes: 151
  • Aplausos: 10
 :clapping:
enhorabuena por vuestras grandes marcas y por acabar otro más  " Valientes".
Bounce, buena marca pese a ir corto de entrenos; como se nota cuando uno tira de .....pundonor.  CHACHI
20 marzo, 2019, 11:50:51 am
Respuesta #19
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.343
  • Aplausos: 67
    • @julianigle11

Esta vez había dos semanas desde el anterior maratón. Las cosas no es que de repente vengan mal, o me pillen con defensa baja. De momento todo lo que me ha ido surgiendo como inconveniente sigue ahí. Los nervios (mal aliado para vivir tranquilo) no se van, y cuando no es de una manera, influyen de otra. No entrené hasta finales la primera semana, y el domingo me puse malo después de la media maratón (ya no sé si fue después, o ya me fue peor la media, por estar ya jodido), hasta 4 veces vomité volviendo a casa (líquido, nada sólido) y allí a taparme y descansar, así también fue lunes y martes (no tumbado en cama, pero sin plantearme ningún entreno). Miércoles tenía que salir y como llovía fui al gimnasio a hacer elíptica, 75 minutos, pues el cuerpo hoy no estaba para más (pretendía hacer 3 horas), y descanso por la tarde. Jueves tenía que entrenar para recuperar (viernes ya viajo a Barcelona), e hice 20 km de marcha por el Retiro por la mañana (muy lentos, como siempre) y 194 minutos de elíptica por la tarde, al menos un entreno positivo, aunque ya sé que pretendiendo entrenar en Barcelona el viernes es demasiado fuerte el entreno.

Me acuesto un par de horas sólo (por trabajo), sin llegar a dormir. Y viaje a Barcelona. Aunque me lo pienso sí voy a entrenar. Cansado, sí, claro. Además molestias en dedo gordo de pie derecho me hacen decidir hacer menos km (14 al final), eso y que las pulsaciones eran bajas. Como de camino a la feria, creo que hay menos expositores, sobre todo de los stands de maratones. No estoy demasiado tiempo (además está muy vacía, voy al mediodía, es cierto, pero también otros años, al día siguiente sabré que sábado por la mañana sí estaba a tope), igual me encontraba con Víctor Gómez, pero ya se había ido. Después de la feria al hotel y toda la tarde descansando, salgo a cenar cerca y cama de nuevo hasta el sábado.

Recojo a mi mujer, Ana, que llega sábado temprano y luego voy otra vez a la Barceloneta, a hacer no muchos km, 15 o así. Están mejor las piernas, aunque mi lentitud es como el Rexona, que no me abandona. 17,5 bastante disfrutados. Había mucha gente paseando, para el poco espacio que dejan los manteros, alguno tenía hasta 10 metros de longitud pedazo de tienda, claro, si abren todas las mantas que venden van a tener que hacer con los que paseantes como con los coches, que sólo paseen en días pares los nacidos en días pares y los que estén empadronados en el barrio, también ha sido un detalle que el ayuntamiento les haya puesto las maderas para que no tengan que poner las mantas en la arena, aunque han de poner más, no había ni un metro de maderas libre.

Acabo, me ducho en el gimnasio y a descansar el resto del día. Malas sensaciones en cuanto a calidad, que no tengo ninguna, suerte que para tanta falta de calidad, he visto que voy a tener la misma o más cantidad de ilusión y ganas. Sólo falta que no me traicione el estómago como los dos últimos años. Por la noche me dice David Cervelló que tiene dorsal y que no piensa hacer el maratón entero, pero que saldrá conmigo unos km. Le prevengo del circo que puede ser eso, pero no le importa, porque le gusta mucho el mundo del espectáculo. Aunque es más de marcha en teoría lo hará corriendo.

Llega la mañana, a las ocho menos cuarto salgo andando (estoy en la calle Loreto, al lado de av. de Sarriá, donde pasaremos en km 5), camino tranquilo, caminar andando a la salida del maratón de Barcelona es especial, es el camino previo a vivir una carrera, un maratón, especial, un día especial. A tope y vallada plaza España sigo camino a la fuente enfrente del guardarropa, que dije estaría a las 8:10 (llego 8:13 hasta en esto me retraso). Llega David, que ahora hacía tiempo que no nos veíamos. Puesta final de cremas, yo voy más tranquilo por el Timing, sé que da tiempo. Él no lleva ni bolsa, dejo la mía en guardarropa, de camino a la salida caen un par de pises más. Yo, sin prisas, se oye Barcelona para élite y primer cajón que salen. Nos metemos en cajón tranquilos, estiro algo piernas. Incluso un último pis. Y ya nos va a tocar.

Suena Barcelona (vuelve a sonar en cada oleada de participantes, para mayor gloria de nuestros oídos), salen muchos corredores y finalmente nosotros, primero el tramo recto (ligero descenso) hasta las torres venecianas, con todo vallado, ya llegando a ellas cambia la música, primeros compases del ojo del tigre de Rocky 3, y rodeamos y atravesamos una plaza España vallada y repleta de público, y fotógrafos, es un momento, el ambiente es fuerte, los corredores están llenos de energías, y no sólo en las piernas, en menos de un suspiro entramos en carretera de Sants. Ahí haremos unos 2 km casi siempre n subida (ligera), no es muy ancha, así que es difícil desplazarse de un lado a otro, ahora que aún estamos tan agrupados. En cuanto puedo paso de un lado a otro (poniendo atención a mi espalda y laterales mientras fuerzo el ritmo para que no tropiecen conmigo los que vienen por donde atravieso), aviso a David, a él le resulta más fácil.  Llegamos a km 1, que es donde está mi tienda, 30 metros a la derecha, a los 100 metros por una calle a izquierda estaba la última casa en la que vivimos, a 200 metros de donde pasamos, llegamos a Plaza de Sants (y yo pensando en el cine Liceo, que ahora lleva décadas siendo tienda de electrodomésticos), la plaza está bastante llena de público a pesar de la hora (la mayor parte de público que había en la salida eran los acompañantes de corredores).

La pasamos, y con "palabra censurada" llano hasta Badal, , algún saludo de otros corredores oigo llegar a mi espalda. En Badal informo a David de que vivía también allí, en Bonsoms, 200 metros a la izquierda de nuestro paso. Estoy llevando la tortura de contar un maratón más allá de los niveles acostumbrados, le estoy contando en pleno maratón toda la geografía de mi vida en Barcelona, que es mucha. Al pasar por avenida Madrid, hacemos la primera variación con respecto a otros años, continuamos recto, en lugar de girar hasta Numancia. Hemos pasado km 2, y aunque voy un poco fuerte, creo, satisfecho, pues paso en 11m40s o poco más, que siendo de subida, está bien. EL gps, por cierto ya va bastante a su prostituta bola, pues en los dos primeros km 60 metros de diferencia es mucho (a veces aún pasa en negativo la diferencia).

Giramos por Riera Blanca, buscando la Travesera de las Corts, me sorprende que veo pasar a más de uno con el poncho, para protegerse del frío, porque del frío no hay noticia. Giramos ya a Travesera, viendo el Picadero (también le cuento resumido lo que sé del basket allí), al pasar por el Cam Nou no le cuento nada (no voy allí desde la liga de Cruyff, la que ganó en su primer año, 73-74).  Esta larga calle (nos lleva casi hasta km 5) parece llana, cuando uno la recuerda, pero no, sobre todo al inicio es ligera subida, el 3 lo paso ya por encima de 18 minutos y el 4 aún peor no muy lejos de 25. David no debe estar acostumbrado a ir con un marchador mientras corre, pues se le va el ritmo, para ir más cómodo se pone ratos a marchar, me dice que en subida le va mejor a veces, yo supongo que es porque corriendo se tiene que retener y físicamente es más molesto. Al final se nos acaba la calle y ya estamos en avenida de Sarriá, primer avituallamiento y km 5 (31m00s) y más de 200 metros de gps, aunque vamos juntos, le informo a David que mi gps ha descolgado ya al suyo (casi 200 metros le saca), en algo tenía yo que arrasarle hoy. Cruzamos calle Loreto (de algo me suena esta calle), en el avit se echan muchísimos corredores en las primeras mesas, son poco más de las 9, pero está claro que hoy no nos vamos a congelar, y en los grandes maratones como este, es mayor el porcentaje de corredores que hacen su primer (o primeros maratones) y respetando lo de que hay que avituallarse se echan en mayor proporción en las primeras mesas. Afortunadamente es bastante largo, y aunque David me dice que me olvide, que ya pilla él, acabo cogiendo sin perder tiempo en las últimas mesas. Ya me empiezo a echar agua, además de beber. David lleva en los primeros avit una botella por si luego quiero más agua.

Seguimos bajando hasta calle París, estos segundos 5 km son más favorables, av. Sarriá es muy rápida, al ser de bajada, y al llegar a su inicio, giramos a la derecha a calle París (será hasta Numancia). Nos adelantan Roberto Correbirras y Nan, hoy van con el carro del peque, que por lo que veré luego, se lo van turnando. Sobre el km 6, en el cruce con Infanta Carlota y Entenza está Ana, que ya me da agua y va a estar aburrida de verme hoy, en muchos puntos. Siempre da moral, y más ella, que me anima como si fuera mi primer maratón y lo estuviera bordando. Al llegar a Numancia, pasa algo que ya he vivido antes y no me gusta nada. Ya ha pasado antes. Imagino que algunos estarán de acuerdo conmigo, y otros no (ya viví algo similar una vez en Sevilla en 2018).

Me (nos) va a adelantar un grupo que lleva una silla de ruedas, como pasa mucho, la diferencia es que van bastante rápido (más que todos los que estamos a punto de iniciar el descenso por Numancia), y varios de los corredores del grupo de la silla no piden, exigen a todos los corredores (que estamos en mitad de su circuito) que nos apartemos que llega la silla, pues al parecer están haciendo un maratón. No me puedo imaginar que se tiren así el maratón entero, reclamando que les despejen el paso a todo el mundo (imagino que llegará un momento en que no podrán pasar a nadie). Personalmente soy muy partidario de todas las acciones de Egoísmo positivo, Aefat, Avapace y muchos otros, sean grupos o de forma individual, su labor la considero encomiable y con objetivos solidarios que les hacen grandes y también  al maratón donde lo hacen. Pero cuyo propósito durante la carrera parece muy distinto, sí te adelantan algunos, y te avisan o piden paso, pero nada tiene que ver con esto, que parece estemos molestándoles y seamos unos insensibles. Cuando ya en plena bajada (creo que deben ir a 4m30s o por debajo, al menos en el tramo de bajada) se alejan, algún improperio, no en voz elevada, oigo a mi alrededor y también saliendo de mí. Pero bueno, seguimos a lo nuestro. He de aprovechar la bajada para recuperar ritmos del crono.

Llegando al parque del Escorxador (del matadero antiguo, también parque de Joan Miró), con la estatua que tiene destrozada mi cabeza, Mujer y pájaro (aunque yo no pasaba de ver un bolo con catalejo encima, ojo artístico no tengo mucho), aquí está vallado y la diferencia con otros años es que antes de la curva de Diputación está el avituallamiento, aunque corresponda aquí por km lo habría retrasado a la segunda calle de Gran Vía, y el del 10 de paseo de Gracia a Aragón, porque está lleno de público, y además vivimos de inmediato una curva multitudinaria, por público, número de corredores y velocidad con la que llegamos, por ser el final de la bajada. Nada más girar no cambia lo vallado durante casi 200 metros, y los gritos de ánimo le ponen a uno el espíritu firme y con voluntad de aumentar bien el ritmo. Este tramo de Diputación te hace desea que haya más adelante muchos más con esa animación. La mayor parte deben ser acompañantes que ya estaban en la zona de salida (pasamos a apenas 100 metros de plaza España).

Giro derecha a Vilamarí, y km 8 (algo menos de 49 minutos, creía que podría haber reducido más la diferencia con 6 min/km) para llegar en nada a Gran Vía, que también está llena en el inicio. Para los que no vivimos aquí ahora, pero que la conocemos se hace especial ir por Gran Vía (una de las calles más transitadas por los coches de la ciudad), aunque los corredores que viven aquí creo la tienen un poco como la Castellana en Madrid, que se la ponen en casi todas las carreras. Nos adelanta Pablo de forofos, que como siempre le veo que va muy suelto (no me refiero al vientre, que le veo ir muy fácil –y tampoco me refiero a ir fácil al baño-), y que poca duda tengo que le saldrá el objetivo buscado, me alegro por él, de hecho mejor que no le dé consejos, pues le diría que sin miedo fuera a buscar marcas mejores, porque puede.

Nos saludan varios corredores que nos alcanzan. En ocasiones oigo por detrás “sí, es él”, o bien “está en todas”, “no se pierde una” o “joder, si va tan rápido como nosotros corriendo”, por desgracia esta última no suele ser cierta, y ya sea esa o las otras, sí me gustan oírlas, a la vez que me da vergüenza (siempre he sido de hacer varias cosas a la vez, para aprovechar el tiempo). Es cojonudo ir por Gran Vía, aunque siempre se me hace corto (a ver si para otro año vamos hasta Marina y luego volvemos a Aribau por Diputación, y nos quitan km de Meridiana). Alguien me pregunta por mi próximo calendario, e lo digo rápido, para que no tenga que esperarse media hora  a oírlo entero. Pasamos por el cine Dorado (así se lo digo a David y los 7 magníficos y más cine que vi allí), se me hace triste pasar por un montón de cines que ya no existen, algunos cerrados aún, otros reconvertidos en nuevos edificios, desde Plaza España ya no queda ninguno en Gran Vía (hasta llegar al Coliseum, que hace de teatro actualmente). A quien le puedo contar que ir al cine era algo especial en el pasado (en el mío, cuando era peque me encantaban más los de reestreno porque daban dos películas –bueno, y NoDo, anuncios y demás-).

Plaza Universidad, de pequeño creía que la universidad era allí, sólo allí. Más ambiente y de repente un grupo de animación blanquiazul, son los runners del Español, momento tremendo, pues animan mucho y hay mucho #chocamaning, de ahí sale uno con las pilas recargadas. Trato de pensar lo que le habrá gustado al otro Julián (Hurtado), ese Julián del Español y del Cornellá, lo habrá disfrutado, incluso más que yo. Ya el tramo hasta paseo de Gracia vamos casi, a pasillo una vez pasado el Colisseum. Giro vallado, está vallado el paseo de gracia (eso recuerdo yo, en una de estas me corrige alguien, bien hecho si me equivoco). Y allí el km 10 y justo a continuación el avituallamiento, aún no son las 10, pero eso el sol, solet, no lo sabe. 1h01m 31s el 10. Después de los dos primeros km creía que este 5 lo debía hacer en menos de 30 minutos pero no ha sido así. Además ya empiezo a tener que frenar después de algún avit a recomponer el dorsal, que se deshace con el agua y tengo que volver a pinchar el imperdible en trozo del  papel.

Giro en Aragón, pasamos a una chica que anda coja, no sé qué hará, pero si se ha lesionado, es demasiado pronto para seguir andando hasta meta, espero que decida lo mejor para ella. Sólo 4 calles en Aragón, en plaza Letamendi recuerdo Profilmar la distribuidora de cine que había (esta zona que queda a mi derecha estaba llena de distribuidoras, incluso antes de los 70’s muchas eran la casa principal de distribución en España (había casi tantas como en Madrid de centrales) por desgracia, al igual que los cines fueron desapareciendo las distribuidoras, primero las pequeñas y luego algunas grandes (las que se mantuvieron redujeron plantilla escandalosamente), Metro, Capitolio, Mundial, Pelimex, Hispamex, Diasa, Globe, Suevia, Incine, Procines y la lista no es interminable, aunque a mí me lo parece, varias docenas. Pues todas esas tonterías me pasan por la mente, pues forman parte de mi vida, de mí, de mis recuerdos. A girar a Aribau, girando en Mallorca, antes de llegar a Izaro (otra distribuidora que cerró), ya hemos pasado el 11 en Aribau. Ahora toca Mallorca, una calle que nos va a deja casi en el km 15.

David va alternando carrera con marcha, y sin embargo cuando marcha ve que casi todo el mundo me dice cosas a mí y no a él. Le explico que esto es el glamour, como trabaja en la radio, no está acostumbrado a que le vean el glamour (a lo mucho, que se lo oigan), en cambio yo llevo muchos km de postureo marchoso, moviendo mis carnazas de un lado a otro. No siempre voy hablando, pero al pasar por sitios, o cuando nos hablan o animan, o si vemos algo curioso, hacemos nuestros comentarios. No estoy muy acostumbrado a hacer el maratón con alguien a mi lado, pero con Juanma en Madrid y ahora David en Barcelona sí hago km y lo que es más diver, les provoca todo lo que pasa a mi alrededor volver al año siguiente a hacer el maratón entero. Después de un rato conmigo, no se sorprenden de que quiera hacer tantos maratones, aunque ellos no han visto el lado solitario de esos maratones con menos de 300 participantes y lo duros que son cuando eres un +4h.

Nada más pasar el 12 nos adelanta Esther (Gacelilla en Forofos), ya les avisé a ella y a Pablo que me saludaran al pasar. Al poco pasan otros dos forofos, Brad y Cheve. Cuando lleguemos a Bruc estará por allí Ana, con más agua y un gel (el 2º que tomo), paso por calle Gerona (allí viví, aunque por debajo de Gran Vía casi toda mi infancia, y sí, yo también fui niño y menudo, menudo no era, aunque menudo era, pero eso es otra historia), antes íbamos por Rosellón y por donde pasábamos era por casa de Ana en paseo San Juan (Mola cuando era pequeño) y los columpios a los que yo iba cuando ya podía ir solo al parque. Los pasos por los km se van claramente por encima de 6 minutos, a pesar de que le pongo intensidad. No me sobra agua nunca, beber y echarme, porque ya aprieta el calor, me imagino cómo va a ser la cosa sean las 12 del mediodía, un horno. Después del último avit tengo otro frenazo para recomponer el dorsal y volver a fijar los imperdibles en alguna zona no resquebrajada por el agua. Me pasa Guillermo RP (de carreras populares, aunque dudo si fue aquí, o luego en Valencia). También tiro de chocamaning cada vez que hay opción, no se puede negar nunca, y además recarga adrenalina.

Ya en las últimas partes de Mallorca nos alcanza Juan Carlos Antón, que siempre me dice de todo (y todo bueno), está encantado de coincidir conmigo en carrera y me abruma tanto halago (creo que alguno que le oye, pero no me conoce, está a punto de parar a pedirme autógrafo, por la importancia que oye que tengo), también me alegro de coincidir, al final me da apuro que esté tanto tiempo, porque va mucho más rápido que yo, se va y me dice que ya le pillaré, le digo que mucho lo dudo y se cree que tiro de "palabra censurada" modestia, ojalá fuera así. Ya toca llegar a Meridiana y con ello al  km 15, David va alucinando un poco con tanta conversación que tengo con muchos corredores, y varios casi fans (que ya sé yo que no merezco), supongo que en esos casos centran en mí el mérito de tantos corredores populares de hacer los maratones con todas las dificultades y sobre todo adversidades a las que nos podemos enfrentar.

Los primeros metros de Meridiana me parecen tremendos, aún vallados (eso recuerdo), en menos de 800 metros oímos tres bandas (pues alguna hay en el carril contrario (aquí haremos un ida y vuelta hasta el km 22, 7 km), y todas dando marcha para el cuerpo (lo que se llega a agradecer que no suene ni un “Despacito” ni similares). El km 15 lo paso en 1h33m34s que me parece mal, pero a seguir peleando para ver si puedo aguantar a pasar en menos de 2h12 u 11 la media maratón. También queda una cosa clara, diáfana y soleada, el tramo de ida va a ser un infierno, el de vuelta pilla un porcentaje muy alto de sombra, pero el de ida es 100% sol y está apretando fuerte el calor, aunque sean las 10 y poco de la mañana.

En el 16 y algo está Ana que me dice si quiero agua, ríos a ser posible me bebería y echaría por encima. El calor de la ida y lo agradable que es alejarte de la ciudad al sol me va a penalizar, creo, y así es. A partir del 17 va desapareciendo público y el último km de la ida es poco menos que carretera. EL único aliciente es ir por el lado derecho para saludarte con los que conoces que están de vuelta, aunque muchos van por el lado más alejado, que tiene sombra, lo que también añade cuarto de kilo de envidia y el deseo de girar ya. Y sí, acabamos girando, aunque haya sido en pocas líneas, ha costado mucho sufrimiento y creo que a algunos petardos como yo nos va a pasar factura.

Volvemos con sombra, pero me siento lento y pesado, ya me he agachado a coger alguna botella de agua, porque de beber y echarme voy necesitado (y así será toda la prueba). David había pensado hacer  15 o 20 km y luego me dijo que según se viera, ahora comenta que seguirá hasta el 25, aunque no tenga mucho fondo ahora (imagino), el ritmo como corredor no le debe hacer mella, pues cuando corre va  a menos de 5 minutos, esa es mi deducción elemental. Casi en el 21 está Ana con agua, aunque supongo otro avit en breve (luego será que no, que aún falta, el lío es por los recuerdos de donde estaban años anteriores), no rechazo nunca, y pasamos ya la media maratón, bastante más de lo que esperaba me ha castigado la Meridiana 2h14m19s. Lo único positivo es el palizón que le está metiendo mi gps al de David, el de David marca algo más que 21,1 pero es que el mío le saca ya casi un km al suyo, 22,18 km. Y eso no va a ser nada con lo que queda (spoiler gratuito). Al menos ya se nos acaba la Meridiana, el tramo final ya sé que es de pasillo (y creo que es en este giro donde suena Escuela de calor, que además de agradecerse, es muy apropiada) y eso siempre da más motivación, giraremos a calle Valencia en curva cerrada y con multitud de público, chocamaning de nuevo ya en calle Valencia, al final de ella, en el repecho nos alcanza Robert Vilanova, encantado de poderme saludar en carrera. Es su primer maratón y va muy contento, le animo y agradezco, y que siga con buen juicio. Va muy contento, me alegro, porque eso quiere decir que la está viviendo, que es lo fundamental.

Bajamos después del repecho hasta llegar a Gran Vía, tramos va corriendo y otros marchando David, ya sé que se retiene cuando corre, pero cuando marcha también voy detrás, generalmente. Se v un poco por delante, y rampa de subida para pillar Gran Vía (muy  distinta de la Gran Vía de plaza España a Glorias), en esa rampa y hasta el giro sí hay público, al acabar el giro me doy cuenta que no veo a David, no sé si habrá parado por algo, o la inercia le ha llevado más hacia adelante. El tramo de Gran Vía, estrecho (aunque no es problema eso, ya vamos menos agrupados), y sin público, pared a un lado y coches aparcados a otro, sólo hay gente cuando cruzamos alguna calle. El reloj ya ha perdido el norte (no, no es que sea brújula también), y ya estoy picando “sus km” a 4 minutos y pico, de hecho casi voy con 3 k de diferencia, no me sirve de nada mirar el ritmo, igual marca 4 minutos que 11, sólo lo miro para ver pulsaciones o el paso de los letreros. Aunque parecía que iba a ser eterna (otros años no me parecía tan interminable), se nos acaba Gran Vía y giramos a Rambla Prim.

Allí pillamos el km 25 en 2h40m19s. Por descontado el tiempo final va a ser malo, deseando llegar al avituallamiento. Llegamos, no sé si sólo es impresión mía, pero me parecen más cortos, así que cuando quiero pillar una segunda botella de agua (sin pararte a chocar sigue siendo casi imposible pillar una en las primeras mesas), así que cuando acaba voy fijándome en los laterales si me parece que quede agua en alguna, a veces si no lo veo bien (Rompetechos no tenía estos problemas, no hacía maratones, en cambio yo sí) les doy patadilla para comprobarlo. Antes de girar a Diagonal del Mar ya he parado un par de veces a coger, si está muy caliente sólo me echo por encima. Aquí en Diagonal hacemos 4 km (con público todo el tiempo, además es punto de animación de los acompañantes), lo malo es que a la ida, también tragamos calorazo extra con el sol.

Se hace durillo, sobre todo viendo que aunque adelanto corredores, aún me adelantan a mí más de lo que yo lo hago. Supongo que muchos han pasado, están pasando y pasarán calvario en este tramo, son bastantes km acumulados y el sol y el calor han castigado, creo que es de ligera subida, el hacer este tramo (hay algo de viento ahora, además) con sol y más de 15 km a meta, debe castigar cuerpo y mente. Tengo la suerte que no paro de recibir ánimos, y aunque sufra por ir más lento de lo que quisiera (seguramente es mi sitio, con mochila no hay milagros, y entreno llevo el justo para no peligrar el fondo, pero escaso para ir con calidades). Sobre el 27 está Ana (sí está haciendo ella más carrerón que yo, el metro de Barcelona da muchas opciones para seguir a los corredores), bebo y me echo toda el agua que quedaba de la botella, ya no he vuelto a ver a David, imagino que ya habrá parado, fuese por delante o por detrás (spoiler, luego me dijo que se fue un poco para delante y que luego no me veía, nos ha jodido, y que siguió corriendo –imagino que a mejores ritmos- hasta el 28, y que el año que viene quería volver a hacerla, pero entera y marchando, no sé yo a qué Juanma le he oído lo mismo).

Deseando dar ya el giro para evitar el sol directo, mucha animación y yo peleándome con el ritmo de 7 minutos km, el tramo de vuelta, aparte de estar más protegido del sol es de ligera bajada, hago números y ya veo que al ritmo que voy, si no empeora, no bajo de 4h40m, que deja mi moral algo chof, pero es lo que hay. Aunque me coma el coco con todo eso, no dejo de compartir y disfrutar de la carrera (sí, se puede sufrir moralmente –físicamente también, pero a eso le hago menos caso-) con corredores y sobre todo el público, que buena parte es de los acompañantes de otros corredores, pues ya les he visto en otros puntos, como el “Musho Betis” (se lo digo cada vez) que ya es la tercera vez que le veo animando sin parar a todos los corredores (y son bastantes más los que se lo dicen). Alcanzo a unos que llevan puesta música y suena el We are the champions (creo que era esa, ahora con el paso de los días mi memoria se vuelve como mi economía, precaria), aparentemente mola pero como temía en cuanto acaba parece volver a sonar (incluso da la sensación de no ser la canción entera, sino siempre el mismo trozo), consigo dejarlo atrás. Se me hace interminable la vuelta de Diagonal Mar, por las ganas de beber, alguna botella he ido pillando en la subida, del suelo, con algo de agua, toda es poca.

No veo a Ana, había echado cuentas de que ya tenía que verla (no sé si las cuentas las echaba yo, o mi ansiedad), creía que estaría en el 29 y poco, pero no, al final (se me ha hecho eterno) está casi en el 30, bebo y me echo casi con desesperación y trato de hacer lo mismo en el avit del 30 (paso en 3h15m47s que me deja claro la escasa brillantez de la marca final), y por poco no cojo ni la primera, creo menos longitud total de mesas, y además de apelotonarse en las primeras, muchos paran a beber y reanudan el camino andando haciendo un bloqueo duro de superar. Así que una vez cogida el agua, pillo los vasos que puedo del Powerade azul, e inicio el teñido del pelo (no bebo ahora casi nunca Powerade, no me sienta bien, hace tiempo sí), me echo el que puedo, dos o tres vasos. No es momento para mirar mi imagen, y tampoco creo que se me quedo el pelo gris y azul, si así fuera parecería un Pegamoide trasnochado. En fin que se nos acaba la Diagonal, y sé que ahora hasta el km 36 más o menos no va a haber nadie que me haga sombra.

No, no es que voy a poner una velocidad que deje a todos atrás, es que pegados al mar es la hora de ponernos las piernas morenas (bueno, los que no las tengan y que no lleven chándal o mallas). Voy lento (el gps me dice lo contrario –ya voy por km 36-37 según él- pero el certero letrero de cada km me confirma mi falta de rapidez), pero firme, creo que a mi alrededor lo pasan algo peor, no tenemos refugio alguno y sobre  el 32 tenemos el primer puntos con duchas, a ver si me refresco algo. Nos subimos tras una rampa a la avenida del Litoral que es más agradable (tiene menos público también). El final de la rampa me sube la moral, están pinchando el Rama Lama y uno no es de piedra (casi de ceniza, por el calor que hace, pero no de piedra), así que creo que me pongo erguido, y avivo el ritmo mientras la oigo (y la canto, igual debería hacerlo en voz alta, por si invoco a la lluvia), giro lleno de fuerza, pero claro, al alejarme va bajando el sonido haciendo que recupere el ritmo anterior, como había pequeño descenso, intento que al llegar al llano no pierda el ritmo.

Mucho calor, que aquí se nota más. Ya ayer hubo bastante viento en contra por aquí mientras entrenaba, ahora hay, pero creo que es menor. Uso la torre Mapfre de referencia, lo malo es que está lejos, veo el paseo marítimo, y veo por donde he pasado los dos días anteriores entrenando, qué distinto es  y se ve, de un lado y del otro. Procurando que no afloje el ritmo, aunque veo que algún km sí se va claramente más allá de los 7 minutos. Hay momentos que el gps marca correcto, o eso parece, pero no puedo hacerle caso, pues ya ha pasado los 40 km, ya me veo como el participante que más km ha hecho en este maratón, lástima que creo que para eso no dan premio, si bien es cierto que todo lo que puedo disfrutar durante la carrera de público, corredores y voluntarios (sí, de ellos también vienen muchos ánimos, y mucho que se agradece) ya es un premio al que no me gustaría renunciar nunca.

Mejor que peor llegamos ya a las torres Mapfre y comenzamos a abandonar la vista del mar, ya dejándolo a nuestra espalda al llegar a Marina, allí está el km 35, aunque no todavía el avit (antes estaba aquí, ahora está en el siguiente tramo del paseo Pujades), larga y calurosa se hace Marina, qué mal estoy llevando el tema del agua en los últimos siglos. Km 35 en 3h52m23s. Ya estamos buscando Arco de Triunfo, giro a la derecha, este año las vallas están en pie, el año pasado el viento las tenía a casi todas tiradas en el suelo y ni público había, por esas causas. Sigo mirando, a pesar de acabar de pasar por otro avit, si hay agua por el suelo en alguna de las botellas de los laterales, pero no hay suerte. Llegamos al Arco, en este parque jugaba cuando me traía mi madre por estar en obras el de Plaza Tetuán (creo que eran las obras para construir la línea de metro que tan malamente construyeron y no arreglaron y abrieron hasta 25 años o más de aquellos momentos). Emociona el paso bajo el monumento (a mí, y creo que a todos), abarrotado de público, yo creo que ni notamos que estamos subiendo, al acabarlo (aún vallado) se inicia giro a la izquierda para ir por Ronda San Pedro hasta Trafalgar, en el camino a la izquierda (aunque ya no recuerdo si era en Gerona o Bruc, creo que en Gerona) estaba haciendo esquina el restaurante donde por mayo del 70 celebraron la comunión de un trasto (que no se estaba quieto ni atado, como decía mi madre). Y la plaza Urquinaona donde siempre iba al metro que me llevaba a todas partes (siempre que he podido he evitado el bus), allí había 3 cines, mi juguetería de referencia, Deportes Martín, y 100 metros más arriba mi cole de la década entera de los años 70 (incluso después ya jugando a basket de senior), los Jesuitas de Caspe. Eso, muchos recuerdos. Está vallada (creía que no lo estaba otros años) y allí está Ana, con Olga (que como ya me tiene visto, si se acostó tarde la noche antes, acude a última hora) que ya debe estar acostumbrándose a verme maratonear. Bebo agua, pues aún no hay avit y sigo. Al comenzar el paso del Corte Inglés tengo que rodear a otro corredor que anda, es normal, lo que me joroba es tener que rodear al acompañante (vestido de calle, no es corredor), pues van juntos y pegados a la valla, me parece muy mal, que haya gente acompañando no me parece mal , a los corredores, a los que andan no, o como mínimo que no dificulten el paso de los demás, y sí, ya sé que pierdo un segundo o dos nada más, pero fastidia.

Plaza Cataluña. Si por mi fuera seguiríamos rectos a plaza Universidad y allí volveríamos por Pelayo o por la misma ronda Universidad (hay mucho espacio para ida y vuelta), más trozo del centro y más metros de Meridiana a ahorrarnos. Lo siento, siempre me hago mis películas despierto, duermo tan poco que sólo me queda tiempo para soñar cuando estoy despierto. Pues vuelta a plaza Cataluña, aquí se nota también el tremendo frío que está haciendo todo el día, el sol nos da con todo su esplendor y sus calenturientas radiaciones. Es muy breve el paso, aunque lleno de gente (vallado también, en parte no me gusta que haya barrera con el público, pero eso quiere decir que hay bastante público, y es cierto que en muchas ocasiones es necesario). Giro por Fontanella, para volver a la parte de debajo de plaza Cataluña, creía que se habrían ido a meta, pero está Ana, que ha visto antes lo necesitado de agua que estoy y me da más, aunque tengo que frenar para que me alcance, cuando la cojo veo que enseguida está el siguiente avituallamiento, por el mapa del circuito parecía que estaba ya en la zona de Correos, abajo del todo. Prácticamente acabo el agua cuando llego al primer voluntario de las mesas, mis ojos van como locos buscando a alguien (no, no es a Jacques), está en este punto Xavi Crespo, que este año no va a hacer maratones, y que al final está aquí de voluntario (si es que lee esto, que espabile y haga crónica, si no es que la ha hecho ya), no puede librarse de hacer la crónica desde dentro, tendrá su mucho y muy interés. Está enseguida y ya me ha visto, me dirijo hacia él y nos chocamos las manos mientras le robo el agua, breve pero buen saludo, tengo prisa por llegar lo menos súper tarde posible. Un placer, imagino la de manos conocidas que habrá chocado esta mañana. Ya ni recuerdo que le dije.

Bebo lo que puedo y me llevo algún vaso de Powerade puesto de sombrero. No ha pasado ni un km y ya estoy buscando botellas por el suelo, alguna pillo (hay que para para cogerlas, pero es un mal menor). Ya es km 38, aparentemente nos queda un suspiro, al menos en la zona que voy hay bastante gente castigada, yo procuro beber lo que puedo, pero sé que llego, lesión no tengo y fuerzas llevo, aunque no capacidad de ir más rápido. Giro ya a la derecha, paralelos al mar para ir a buscar Colón, pasamos el punto de animación de El Mundo Deportivo (antes era km 40 si no me fallan los recuerdos), van mencionando el nombre de todos los corredores que pasamos, justo antes el segundo punto de duchas, aunque no moje mucho, paso por debajo y luego nos mencionan a todos (creo yo) por los altavoces de animación del diario deportivo (en realidad, a casi todos los considero poco deportivo y muy futboleros en la actualidad, y no hay más que ver la extensión que les dedican al maratón de sus ciudades en Barcelona y Madrid, a pesar de eso, se agradece que tengan un punto de animación).

Llegamos a Colón, recién empezado el 39, a veces gente del público me mira raro al ver que cojo una botella (también me miran sorprendidos por lo mojado que voy, más de uno debe pensar que vaya sudada llevo, como si fuera lo que suda un político en un juicio justo), deben pensar que no nos dan casi agua (nos dan mucha). Al pasar por Colón hay un urbano ordenando para que puedan cruzar los peatones en los huecos entre corredores, es divertido ver que con el trabajo que le lleva tenernos a todos a mano, le increpa a un señor vestido del norte (del norte del continente que tenemos al sur) que qué hace ahí a cruzar otra vez, que no hace ni un minuto que ha cruzado (y creo que lleva razón, con lo que cuesta ayudar a cruzar de pocos en pocos, volver a cruzar en la nada en menos de un minuto huele raro), no me da tiempo ya a oírles si le contesta o qué pasa y tomamos ya curva hacia el inicio del Paralelo.

No es entero en esta ocasión, y aunque me gusta las calles por las que vamos a pasar me sabe mal no ir recto hacia la meta, espero poder apretar algo en estos últimos km aunque sean cuesta arriba, pero tanto sol (supongo, no es que sea así) me ha calentado ya todo el cuerpo y ha empezado a dolerme la barrriga, ¡Cullunut! Es lo que faltaba. No puedo apretar ritmo y trato de sobrellevarlo con el dolor, ya hemos girado en ronda de San Pablo. Paso el 40 perjudicado, y no es por el acohol, 4h29m37s y el ritmo que afloja, mi moral se debilita, aunque a la vez procuro no dejar de saborear cada momento, más ahora que llegamos al mercado de San Antonio, casi 15 años con parada allí (hasta el 95), primero 1 y luego 2 y al final 3 mesas, otros tiempos. Veo la obra nueva y queda claro que se han cargado un montón de las paradas que había, claro que por lo que cuentan, poco negocio se hace ya allí. Alguna banderola del ayuntamiento (entiendo) promocionando que quieren sea un mercado del libro viejo. Antes también lo era, pero compartiendo el espacio con el papel, revistas, coleccionismo de cine en papel (posters, programas y demás), cromos, planos y mapas y muchas más cosas. Hace 38 años incluso había espacio en el suelo para vendedores sin mesa (yo fui uno), hasta que en el 82 subastaron todos los espacios. Aparte de eso, de peque y medio adolescente, también usuario comprador, la de cromos que había cambiado allí, además de completar tebeos de Jabato y Capitán Trueno (haz que gane el bueno). Supongo que similar para muchos que tengan pocos años menos que yo o los mismos o más. Pues eso, mientras paso por allí pienso todo eso y más, mucho más (si lo pongo aquí todo me corren a gorrazos), incluso la calle Tamarit la han hecho peatonal, por allí pasaba cargando el carro del butano lleno de estuches de vídeo y los álbumes de fotos, carátulas y demás.

Pues nada, lo paso, aunque no sé si mi mente avanza al mismo ritmo, voy pendiente, porque por la izquierda, aparte del público hay carril bici, y la separación a principio de calle puede hacer tropezar. Algún chocamaning sigue habiendo, no va a estropearlo un puñetero dolor de estómago (debo tenerlo recalentado del sol, eso sí las piernas morenas, y sonrisas como un sábado, también las tengo), llego al cine Urgel, para mí ir a un cine de estreno era ir al Urgel, pedazo de cine que cerró hace poco, desde También los ángeles comen judías a En busca del arca perdida (ver allí esa peli de estreno no tiene precio, que gozada), o El coloso en llamas, o Supermán. Paro que me lío otra vez. Ya es historia el cine en cines para mí (he ido unas 10 veces en los últimos 21 años).

Pues nada más pasar el Urgel dejamos, la calle del mismo nombre y Sepúlveda hasta el Paralelo. El ritmo no me va a permitir ni bajar de 4h45m pero es lo que hay. Voy muy jodido porque no me gusta nada la marca, pero igual es complicado decir, que satisfecho por poder vivir otra vez este maratón (lo malo, es que mi autocrítica se me clava por dentro. En esta calle hay muchos ánimos también, creo que el público sabe que ya acabamos. Voy lo rápido que puedo, que ni siquiera sé si es poco o poquísimo. El estómago molesta, pero menos que mi orgullo, voy pendiente, porque en algún momento debería estar (al menos no le he visto antes David Blog Maldito, que después de cascarse su maratón sobre 3 horas acudía siempre al Paralelo a hacernos fotos a todos. También lo hace de casi todas las carreras de Cataluña, pero el examen completo del maratón de Barcelona es para no perdérselo, todos los datos y detalles, que nos gusta leer a los que ya lo conocemos, y que es imprescindible para los que se estrenan en esta carrera (y para los que nunca lo han hecho, si lo leen, no tardarán en querer apuntarse).

Al fondo se ve el final de la calle, que acaba en el Paralelo, pero a la vez me parece que está muy lejos y me penaliza mucho el crono. La última vez que estuve aquí el público era yo, sábado 5 de enero de 2002 la Cabalgata, era sitio estupendo porque cabíamos, y con mi peque de dos años encima todo el tiempo (y eso que mi espalda daba pena, pero es que Biel era un peso pluma, ni eso, peso lápiz debía ser), no estaba los años anteriores porque trabajaba, pero ese año era sábado. Anda que no ha cambiado el cuento. Sigo castigado y al llegar a un cruce veo a David BM, y él a mí le cambia la cara (y a mí ni te cuento), y veo como esquiva a un chico que le podía tapar de hacerme fotos, se lo agradezco un montón, me da ánimos mientras sigo, aunque haya sido un momento, me ha parecido más largo y me ha hecho recuperar la moral, al nada, me adelantan los globos de 4h30m, alguno me saluda, que salían bastante después, este año no están ninguno de los Dani que ya estarán en meta hace rato, pues la han hecho a tiempos bastante por debajo de 4 horas supongo. Y cuando ya han pasado me viene corriendo (claro, en un maratón no va a venir en metro) una de las liebres, es Mayte, que también era liebre el año pasado y que hemos coincidido en alguna carrera, viene encantada de poderme saludar y se hace una foto conmigo, dice que no me preocupe que ya encontrará el modo de hacérmela llegar, está encantada de haberme visto, también me ayuda a subirme la moral.

Sigo, y ya a estas alturas hay muchos corredores regresando de meta, es raro el que no suelta ánimos y con los ánimos de antes, la moral se me ha elevado mucho (no, la velocidad, creo que es la que era, con decir que ya vuelvo a ir con sed, aunque tanto ánimo hace que lo olvide por momentos). Me voy acercando al Paralelo, cuando al lado derecho veo al Peque y la Esther (en su boda me dieron la corbata a mí, que es la única corbata que me he puesto desde entonces, unos 25 años atrás, y sólo para bodas, claro –incluyendo la mía-), yo creo que quieren saber poco de mí, por lo nada indepe que soy (ellos sí), pero se vuelven locos de alegría y me jalean al verme, hasta me sigue algunos metros, para hacerme fotos. Ya con esa cara de alegría de ellos me sube la moral más todavía, y así se va a quedar hasta llegar a meta, aunque vaya castigado de estómago, y supongo que algo cansado también (pero ni un dolor de piernas, a pesar del meneo que llevan). Al llegar a la altura de la avenida Mistral, que está el Paralelo a continuación está vallado y están atendiendo a la derecha  a un corredor, llegan varios voluntarios (o médicos) en dirección contrario, vuelvo a desear que no sea nada y sigo, justo antes de girar a la última recta del Paralelo me adelanta una chica joven marchando, me saluda, y la verdad es que suena (es muy joven) pero no caigo de qué (no, de la tele, no), va muy fresca y pienso que no ha debido hacer el maratón completo, porque no la veo muy sudada ni mojada (luego me equivocaré, que se me da con frecuencia). Esa recta es ya un regalo para los oídos de todos los ánimos que recibo, como si fuera el primero que va a llegar a meta, la hago con gusto, es reconfortante y agradecida, para mí.

Se va acabando y muchos gritos por ambos lados, miro y doy señas de agradecimientos y sonrisa continuas, pero no sé si veo caras, sólo oigo sonrisas y veo gritos de ánimo (luego sabré que dos de ellos eran de Ana y Olga, que no se podían creer que no les habría visto, ¡glup! aunque a mi favor diré que llevaba mis ojos puestos sobre todo en el público a mi izquierda, pues por ahí estaba de inmediato el giro). Ya la amplia curva para entrar en la línea de meta, el griterío es de los que nos gustan a todos, y ya la recta de meta, hace unos cuantos cientos de metros que ya no se baja de mis mejillas, esa recta de meta para poder completar un 5º maratón en Barcelona, aquí no puedo evitar pensar siempre en mi padre (en más partes del circuito, También los ángeles comen judías), más en estos días, siempre coincide con su cumple este maratón, el martes 12 haría 98 años y echarle de menos es algo que también va conmigo a todas partes, no llego sin él cerca de mí a la meta. Y entro en la meta.

Me señalo el #dorsal32 a la vez que una chica joven me felicita por llevarlo siempre (me sorprendo, pero como vengo medio abrumado de mí mismo por dentro, sigo andando).Nervioso camino buscando un lateral y una valla, un poco más adelante, la encuentro y me desahogo, un ratillo, menos corto que otras veces porque estoy solo y tranquilo, la tensión esa que supongo no explico o no sé explicar y que no me abandona ni un instante durante 42 km en todas las pruebas. A mil por hora de pulsaciones emocionales, toca dejar que descansen, que se suelten. Al final levanto la cabeza, para seguir, veo a las liebres de 4h30m que están felicitándose y hablando con algunos de los corredores a los que acompañaban. Pero no voy, porque creo me da vergüenza (siempre he sido muy vergonzoso). Así que sin prisas, bueno aunque las tuviera no podría usarlas, voy como mis pies me permiten a por la medalla y luego a salir por la bolsa, me he echado una botella de agua entera por encima, por si no he dicho antes, es que he pasado calor y esas cosas.

Medalla, subo las escaleras al guardarropa, ojo, que aunque me cuesta subo con más dignidad que la mayoría, y eso que no hay necesidad de postureo en escaleras sin fotógrafos. Recojo la bolsa, y llega en ese momento Robert, que acaba de terminar su primer maratón, no nos veíamos desde hace 19 km o así. Está exultante (porque si estuviera insultante le enviaba a hacer puñetas), encantado y contento otra vez de saludarme (esto último se le acabará pasando, tarde o temprano), me cuenta como le ha ido y me alegro, le cuento como me ha ido a mí, pero no me alegro. Le pide a alguien que nos haga una foto y debe haber entendido que si se hacía una foto con nosotros, porque lo rechaza (debe estar harto de paparazzi la persona ésta en cuestión), le digo que no se preocupe, que hasta yo acepto hacer fotos sin ver un pijo por el agujerito. El siguiente chico no tiene ningún problema (en hacernos la foto, en su vida personal no le hemos preguntado), se pone a mi lado de pie (yo estoy sentado sobre la mesa donde dejamos y nos dan la bolsa los voluntarios), y le digo que va a ser más fácil que se siente a mi lado, que llamar a una grúa para que me ponga erguido. Se ríe y se sienta y nos hacemos la foto. Va saliendo y yo voy algo más despacio, camino del masaje. Llego finalmente, las piernas en Barcelona siempre acaban muy castigadas (las mías, las de los demás habrá que preguntárselo a ellos).

El tiempo ha sido lo que dije, flojo, 4h46m35s. He hecho lo que he podido y mi yo y las circunstancias no daban para más. Al menos el estómago al dejar de menearlo ha dejado de doler. 155 ppm y segunda marca personal de km hechos por mi gps en un maratón, 54,49 (32,20 en la segunda media), seguro que aquí sí que he estado en el top, más de 4800 calorías. Llego al pabellón donde era la feria (las piernas no tienen ni pizca de ganas de aguantar mi verticalidad estando erguido por arriba y por abajo), las escaleras mecánicas las he bajado doblado, procurando recuperar aliento. Hay cola, bastante (aquí bastante cola quiere decir 15 minutos, no más), no me veo que sea capaz de aguantarla de pie: es cola de esas que con cuerdas vas avanzando yendo y viniendo hasta la fila final. Veo que algunos llegan y pasan, supongo se atreven a dar pena, yo podría darla con facilidad y me lo pienso, pero no me atrevo. Cuando estoy a dos metros de los primeros (pero con un ida y vuelta de por medio) cruzo la cuerda separadora, y sin colarme me siento en un banco (antes he pedido me guarden sitio en la cola a una pareja que estaba delante), la idea le parece bien al chico y se viene conmigo. No es lo mismo sentado, mi cuerpo lo aguanta mucho mejor, resoplo y bufo a gusto, incluso me da tiempo para mirar el móvil (de pie no era capaz de eso). Busco mi turno pelo antes de que me tocara, y voy a parar a la camilla de una chica muy simpática, que me trata muy bien y se preocupa por que esté cómodo. Me viene estupendo, aunque la mesa es una de esas rígidas tipo puerta, hay una esterilla o algo así, que la hace más cómoda que en Madrid (en Madrid son bastante durillas). Hago broma al irme, que marcharé a la calle como un zombi, pero alucino porque sigo débil de piernas, pero ando con más facilidad de la que esperaba, de hecho cuando salgo a la calle, mi gran peso es la mochila (pesa algo, pues como poco lleva las zapas, que con mi pie ya es peso), pienso en tirarme sobe la hierba que hay a mi derecha, pero no lo hago porque me esperan . Llego a plaza España que es donde me esperan Ana y Olga, me reciben muy bien y me dicen que si quiere descanse un rato, primero digo que no, pero luego me espachurro en los escalones con la mochila de almohada, más a gusto que todas las cosas.

Me levanto que nos vamos ya a comer algo (y beber, que tengo que rehidratarme bien de cebada), pero paro un momento y les digo que me hagan una foto con las torres venecianas al fondo (las tengo detrás), veo gente que me mira curiosa, creo que debe ser por lo que refleja mi cara, si no es felicidad (aunque sea sólo para un rato o ratazo), muy lejos no le andará. La verdad es que por la tarde estoy algo cansado, o bastante, pero tanto por la noche como al día siguiente mis piernas (locas ellas) no tienen sensación de que acaban de hacer un maratón (magia ha debido hacer la chica del masaje). Una vez más voluntarios, corredores y públicos me empujan y obligan a volver el año siguiente, bueno eo, y que soy fácil de convencer para las cosas que valen la pena.

Ha sido la 4ª maratón del año y la 106 total (115 pruebas de más de 42 km en total). Y sí, con ganas de más, con ganas de que estos 21 majors españoles (18 seguidos), sigan aumentando todo lo que sea posible, porque sufriendo más o menos, con más o menos calidad, me resultan una inyección de vida, y a eso, ¿quién quiere renunciar?

Hoy a las 07:26:45
Respuesta #20
  • Visitante

20 marzo, 2019, 15:28:00 pm
Respuesta #20
  • Abuelo
  • ****
  • Mensajes: 103
  • Aplausos: 7
¡Enhorabuena Julián!
Se nota que disfrutaste de la maratón.
El Polar ya va pidiendo una sustitución.
Respecto al tema de los carros, en muchas carreras me he encontrado con carros de bebe (no solidarios) no permitidos por la organización, y es un serio peligro de caidas.
En casi todas las carreras estan prohíbidos los carros que no tengan un fín benéfico, pero esto se ve que a la gente le importa poco.
Nunca le he visto la gracia de llevar en un carro a los niños a no ser qu esea para un fin benéfico.
Si el Reglamento especifica que no se puede pues no se puede.
Se va uno a correr con el carrito de los niños por su cuenta y listo.
Perdonar por la chapa del tema de los carros.....
22 marzo, 2019, 23:13:10 pm
Respuesta #21
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 1.343
  • Aplausos: 67
    • @julianigle11
Gracias Juan Carlos.
Sobre los carros, me da igual que sean benéficos o no. Más del 95% me causan molestia cero. Este año entre Sevilla Y Barcelona a habré coincidido con unos 30, y sólo hago referencia a uno (lo que pasa es que ese jode), este carro no lo sé si era benéfico como dices, piensa que muchos no son de recaudar, sino que llevan a personas (niños en su mayoría) que no podrían hacer nunca una carrera.
No me he encontrado jamás un carro que lleva solo el padre (o la madre), que haya visto que fastidia.
No hablo de que me tengo que apartar, sino que desde medio minuto antes de llegar a tu altura te están avisando de que te quites de en medio. Si hasta en alguna carrera que nos dicen algo así, porque va a doblarnos el atleta africano de turno lo hacían con más cariño (y tenían su lógica).

En fin, que con la tontería queda algo menos para el año que viene volver a este maratón, será el 15 de marzo, para el que quiera hacer planes.
23 marzo, 2019, 08:59:10 am
Respuesta #22
  • Bisa
  • *****
  • Mensajes: 8.184
  • Aplausos: 419
  • No necesito alas para volar....
Gracias por tu comentario Julian  choca! .... lo de buscar marcas mejores lo estoy valorando, creo que en esta maraton para lo poco que pude entrenar, si que consegui consolidar cierta marca, asi que para finales o prox año intentare preparar uno, a ver que sale....

Y enhorabuena por tu enésimo maraton!!!.... no paras!!!  :dancing:
MMP 10K: 48:45 - SAN SILVESTRE VALLECANA INTERNACIONAL MADRID 2015
MMP MEDIA MARATÓN: 1:45:12 - MEDIA MARATÓN ALCALÁ HENARES 2016
MMP MARATÓN: 3:52:05 - MARATÓN DONOSTI 2018
 

Temas relacionados

379 Respuestas
40990 Vistas
Último mensaje 12 marzo, 2015, 11:36:35 am
por Lopez de Egea
56 Respuestas
10215 Vistas
Último mensaje 18 marzo, 2015, 23:37:15 pm
por criojeno
24 Respuestas
6092 Vistas
Último mensaje 16 marzo, 2016, 10:25:27 am
por aurelin67
41 Respuestas
7696 Vistas
Último mensaje 17 marzo, 2018, 22:13:46 pm
por Julián11
0 Respuestas
363 Vistas
Último mensaje 12 febrero, 2019, 00:10:15 am
por barcelona